Madre de Rufo Chacón desmiente que los policías que dejaron ciego a su hijo hayan sido enjuiciados

"No hubo justicia", dijo enfáticamente Adriana Parada al aseguran que las declaraciones del fiscal de Maduro, Tarek William Saab, son completamente falsas
Rufo Chacón y su madre sobreviven con ayudas de desconocidos
 

Reproduce este artículo

Adriana Parada, madre del joven Rufo Chacón, desmintió que los tribunales venezolanos hayan enjuiciado a los policías que dispararon más de 50 perdigones en la cara de su hijo, provocando que perdiera la visión para siempre.

Parada acusó al Fiscal General de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, de mentir, después de que este admitió en una entrevista que se han registrado más de mil violaciones de Derechos Humanos en Venezuela, pero que los funcionarios que las han perpetrado están tras las rejas.

Saab se refirió particularmente a los Poli-Tachiras que dispararon al rostro de Rufo Chacón y dijo que el Estado venezolano actuó con celeridad, enjuiciado a los culpables de tal hecho, declaraciones que fueron rechazados por las víctimas argumentando que ni siquiera conocen el número de expediente de su caso. 

“No ha habido justicia, eso es mentira. Los policías siguen aún en PoliTáchira donde siempre han trabajado. Es más, ellos tienen privilegios. Ellos no están detenidos, ellos están es en sus casas, aparte, si estuvieran detenidos ya los hubieran enjuiciado y nada de eso ha pasado. Los fiscales son los que han hecho que ellos estén ahí”, dijo Adriana Parada en una entrevista para Noticiero Digital.

Dijo desconocer quién es el juez que lleva la causa y lo relacionado al caso de su hijo: “Es mentira que fueron enjuiciados porque todavía ni el juez que le colocaron a mi hijo no se sabe cuál es, no se sabe ni el número del caso, no se sabe nada. Entonces cómo va a salir diciendo que con la fuerza mayor, ¿de dónde? Eso es mentira. Quieren seguir tapando al pueblo con mentiras”, dijo indignada.

Expresó que lo que hicieron “fue un parapeto” (algo mal hecho) y comparó como hubiese sido la actuación del Estado en el caso contrario, donde su hijo -que era menor de edad cuando sucedieron los hechos- hubiese atentado contra los uniformados: "Ya lo hubiesen recluido en cualquier penal”.

Adriana Parada contó lo difícil que ha sido continuar con su vida después de aquella tragedia. Ya no puede trabajar porque se dedica a tiempo completo a su hijo que ahora es ciego y continúa con los perdigones en la cara, que no han podido extraerle hasta la fecha. El régimen de Maduro no la ha indemnizado y tampoco ha prestado ayuda de ningún tipo.

"Me le dañaron la vida a mi hijo. Las prótesis ya no le quedan, no lo he podido sacar del país para que se las retiren; aparte, mi hijo sigue con los 52 perdigones en el rostro, y yo no he sabido ni cómo sustentarnos”, detalló.

Rufo Antonio Chacón Parada estudiaba el quinto año de bachillerato y tenía 16 años cuando el 2 de julio de 2019 salió a protestar junto a su madre para exigir gas doméstico, pues no tenían cómo cocinar para sus hermanos más pequeños. Ese día, unos efectivos de la Policía del Táchira le dispararon a quemarropa 52 perdigones en su cara, dejándolo ciego de inmediato.

  • Mensaje contundente a Michelle Bachelet 

Rufo Chacón se dirigió a la Alta comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet para que vea como quedó después de ir a exigir gas en una protesta pacífica.

"Esto lo que se ve aquí es la represión en mi país Venezuela, es lo que puede ocurrir solamente por exigir un derecho básico", dijo mostrando las cavidades oculares de sus ojos al levantar los lentes oscuros que las cubren.

El joven denunció que sus familiares sufren constantes amenazas  en un intento de callarlos pero añadieron que seguirán exigiendo justicia.