La Unión Europea mantiene por un año más sanciones contra régimen de Maduro

La Unión Europea anunció el lunes que prorroga por un año más las sanciones y el embargo de armas contra 25 funcionarios venezolanos, informó hoy la Voz de América (VOA).

La medida se mantiene hasta noviembre del 2020, dijo la UE, debido a las "acciones persistentes que socavan la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos" en Venezuela.

"El Consejo (de la UE) ha prorrogado hoy las medidas restrictivas contra Venezuela por un año, hasta el 14 de noviembre de 2020", indicó el grupo tras una reunión en Bruselas.

Las medidas son "flexibles y reversibles" y no castigan a los venezolanos de a pie, indicaron los ministros de la UE.

Más de 50 países, incluidos Estados Unidos y naciones de la UE, reconocen como presidente interino de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó. Desconocen al presidente en disputa Nicolás Maduro alegando que las elecciones de mayo de 2018 fueron ilegítimas y fraudulentas.

Venezuela se convirtió en 2017 en el único país latinoamericano en ser sancionado por la UE.

Los 28 países, cuya política exterior se decide por unanimidad, han evitado presionar más con sanciones a Maduro. Alegan que quieren mantener el canal diplomático, detalló el reporte.

 

 

Gobiernos como el de EE.UU. y funcionarios del gobierno encargado de Guaidó han solicitado una actitud más severa, agregó la VOA.

Entre las medidas prolongadas se incluye un embargo de armas y de equipos destinados a la represión interna.

También la prohibición de viajar y la inmovilización de bienes a 25 personas que ocupan cargos oficiales y son responsables de violaciones de los derechos humanos o de socavar la democracia y el Estado de derecho en Venezuela.

El Consejo de la UE aseguró que, con estas medidas, pretende "contribuir a promover la adopción consensuada de soluciones democráticas para garantizar la estabilidad política del país y permitir a Venezuela atender a las acuciantes necesidades de la población".

Dejó claro igualmente que se trata de medidas "selectivas", "flexibles" y "reversibles", y se han concebido "de forma que no perjudiquen a la población venezolana".

La UE ha impulsado un grupo de contacto internacional con el que busca ayudar a sentar las bases para la celebración de nuevas elecciones libres y justa en el país.

En paralelo, ha promovido junto a la ONU iniciativas para hacer frente a las penurias humanitarias de la población como la conferencia de solidaridad con los migrantes venezolanos, que el pasado 28 y 29 de octubre reunió otros 120 millones de euros en apoyo de esas personas y de las comunidades que los acogen en países latinoamericanos como Colombia, Ecuador o Perú.

(Con información de Efe)