La gasolina se distribuirá en Venezuela por número de placa
Nicolás Maduro informó que el plan iniciará a partir del 5 de octubre y hasta el 5 de noviembre por el último número de la placa
Maduro informó que iniciará a partir del 5 de octubre
 

Reproduce este artículo

Los buques iraníes cargados con combustible que atracaron en aguas venezolanas dieron un respiro a la colapsada gestión del régimen madurista, que evade la escasez con nuevos controles para permitir que algunos ciudadanos puedan surtir sus vehículos con gasolina.  

Nicolás Maduro anunció que el próximo lunes, 5 de octubre, iniciará la distribución de combustible con un plan de regularización por el último número de placas del vehículo. Aunque no explicó cómo será el sistema, aseguró que este jueves Tarek El Aissami dará detalles del mismo.

"He aprobado el plan de distribución de la gasolina. Vamos a una remontada de 30 días. El 5 de octubre comenzará el sistema de placa para regularizar el suministro de combustible. Mañana Tarek lo explicará. Va del 5 de octubre al 5 de noviembre", informó en horas de la tarde de este miércoles durante una transmisión por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV). 

Expresó que tras la llegada de los buques iraníes Forest y Fortune, a finales de esta semana arribará al país el tanquero Faxon para completar la entrega de 820.000 barriles de gasolina a Pdvsa. Prometió que espera la “remontada económica" en los próximos tres meses.

"He aprobado el plan para nueva la regularización del suministro de gasolina en el país. Estamos ya produciendo lo necesario para el consumo interno. Se han levantado dos refinerías. Venezuela tiene que producir todo lo que consume en hidrocarburos”, dijo en relación a la productividad del país. 

Culpó nuevamente al gobierno estadounidense de todos los males que aquejan a los venezolanos y recordó la confiscación de varios buques cargados con 3 millones de barriles con combustible en el mes de septiembre del año 2020.

Venezuela se encuentra en medio de una grave crisis humanitaria y la escasez de gasolina aumenta el descontento interno y la presión sobre el asediado régimen de Maduro. Las protestas se extienden por todo el territorio nacional, exigiendo servicios públicos y calidad de vida.

La crisis económica sin precedentes ha empeorado con la escasez del hidrocarburo. Para paliar esta situación, el régimen de Nicolás Maduro ha recibido millones de barriles de petróleo en los últimos meses, provenientes de Irán.

El régimen culpa a Estados Unidos de la crisis, mientras la oposición acusa a los voceros chavistas de destruir las refinerías petroleras a través de la corrupción y la falta de mantenimiento de las mismas.