La cabeza de Maduro se encuentra en discusión en Miraflores, según embajador venezolano en Washington
El embajador del gobierno interino de Juan Guaidó en Estados Unidos, Carlos Vecchio, afirmó que la cabeza del “usurpador” Nicolás Maduro se encuentra en discusión en Miraflores.
Carlos Vecchio

El embajador del gobierno interino de Juan Guaidó en Estados Unidos, Carlos Vecchio, afirmó que la cabeza del “usurpador” Nicolás Maduro se encuentra en discusión en Miraflores, sede del Ejecutivo venezolano.

“Está en plena discusión en Miraflores la cabeza de Nicolás Maduro. O negocia su salida, o lo van a negociar a él”, dijo con contundencia Vecchio sobre el futuro del dictador venezolano, condicionado por las presiones crecientes que la administración de Donald Trump ejerce sobre su régimen.

En entrevista con Infobae, el embajador explicó que “esto va en serio. Va a haber una transición en Venezuela”. Su contundencia y seguridad se fundamentan en las recientes disposiciones de Washington, que acorralan aún más al régimen chavista.

Primero fue la acusación del Departamento de Justicia estadounidense contra Maduro y otros miembros de la cúpula del poder por narcoterrorismo, así como el ofrecimiento de una recompensa millonaria a quien proporcione información que conduzca a la detención del ilegítimo mandatario. 

Después, con la determinación de erradicar el tráfico de drogas, vino la confirmación del mayor despliegue militar antidrogas en el área, el cual supuso el desplazamiento de buques y aviones cerca de las costas venezolanas.

Todo ello tiene, según Vecchio, resquebrajado y preocupado al régimen. “Estoy convencido de que está hoy en plena discusión en Miraflores la cabeza de Maduro y está también en todo el círculo íntimo, en otros actores civiles, y también en algunos actores militares", indicó el embajador a Infobae, a la vez que estimó que Maduro ya no debe estar confiando “ni en su propia sombra”.

Pese a todas sus medidas para acorralar al dictador sudamericano, Estados Unidos adelantó que haría concesiones e indultaría a Maduro y otros culpables, siempre que acepten salir del poder y sigan el plan de transición dispuesto por Washington y apoyado por varios países, así como por el bloque comunitario europeo.

Dicho plan supone la instauración de un Consejo de Estado pluripartidista en Venezuela, del cual no formarían parte ni Maduro ni Guaidó. El Consejo estaría presidido por otra figura ajena a ambos, que no podría contender por la presidencia en las elecciones prontas que se realizarían de materializarse la transición.