Guaidó volvió a Venezuela y le ganó otra partida a Maduro

 


 

Con una prohibición de salida del país a cuestas, Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela reconocido por más de 60 países, aterrizó en Venezuela la tarde de este 11 de febrero luego de una gira internacional. Guaidó llegó al aeropuerto internacional de Maiquetía a las 4:47 pm en un vuelo de la aerolínea portuguesa TAP, donde era esperado por diputados, diplomáticos y miembros de la sociedad civil. 

Tras llegar nuevamente a Venezuela, Juan Guaidó se dirigió a Caracas y habló desde la plaza Bolívar del municipio Chacao, al este de la ciudad. Aproximadamente a las 7:30 pm dijo: ¡Qué divino regresar a casa! 

Guaidó, en sus declaraciones indicó a la multitud que lo esperaban que desde 11 de febrero los mecanismos de presión para lograr la salida de Nicolás Maduro van a aumentar, “por polémicos que sean van a seguir aumentando”, resaltó. El líder opositor informó que funcionarios de migración del aeropuerto de Maiquetía se quedaron con su cédula de identidad. “No nos vamos a rendir, no se rindan, sigamos adelante. Estamos juntos y lo vamos a lograr”, dijo para finalizar su alocución.

Golpes y agresiones presidieron el recibimiento de Guaidó

El régimen de Nicolás Maduro tenía preparado un "acto de repudio" en toda regla para recibir al presidente interino Juan Guaidó. Las imágenes son impactantes. Recuerdan tanto a lo que hemos vivido los cubanos durante generaciones... (video de Stefano Pozzebon)

Posted by Mario J. Pentón on Tuesday, February 11, 2020

 

Venezuela esperaba que Juan Guaidó llegara a las 3 de la tarde, como su equipo de prensa había anunciado en horas de la mañana; en la expectativa llegaron al aeropuerto trabajadores de la línea estatal Conviasa, sancionada por el gobierno de los Estados Unidos el pasado viernes 7 de febrero, pues se iban a reunir en el aeropuerto con Nicolás Maduro. La convocatoria a los simpatizantes oficialistas fue aprovechada para que estos le gritaran a los ciudadanos y diputados que fueron a recibir al presidente encargado consignas como: “Guaidó traidor, te sale Tocorón (una cárcel de Venezuela ubicada en el centro del país).

Es de destacar que antes de la llegada de los parlamentarios al aeropuerto de Maiquetía estos fueron interceptados por una comisión de la Policía del estado Vargas, quienes no les permitieron continuar a la base área. Los diputados al ver la acción de los uniformados, se bajaron del autobús y caminaron al aeropuerto. Ahí fueron recibidos por funcionarios de la Guardia Nacional y un grupo de colectivos armados. 

 

 

La sociedad civil que tuvo la intención de recibir a Guaidó en el aeropuerto se encontró con la autopista que conecta La Guaira con Caracas, bloqueada. El gobierno puso una grúa cruzada en la mitad de un túnel bloquear el tráfico vehicular; también dejaron un lanzamisiles dejaron un BUK Launcher (lanzamisiles tierra-aire) para infundir miedo en la población.

Además de estas agresiones, en el recibimiento a Guaidó el mismo presidente encargado fue golpeado y mojado con un refresco que le lanzó en la cara una seguidora del gobernante Maduro; la primera dama, Fabiana Rosales, también recibió empujones y jalones de pelo.

Periodistas de medios independientes también denunciaron haber sido atacados por afectos al oficialismo. Nurelyin Contreras del medio Punto de Corte fue mordida y recibió arañazos en el rostro; a Mayker Yriarte de TV Venezuela le rompieron su mano derecha; Iván Reyes, de Efecto Cocuyo, y Nadeska Noriega, de El Pitazo, igualmente fueron golpeados. Otros trabajadores de la prensa fueron agredidos en el estacionamiento del aeropuerto internacional de Maiquetía; con piedras los colectivos armados partieron los vidrios de sus vehículos.

Guaidó fue de gira internacional con prohibición de salida del país

Después de casi un año, Juan Guaidó salió por segunda vez del país sin dejar rastro con el fin de realizar una gira internacional que le permitiera elevar ante autoridades y dirigentes la crisis social, política y económica que vive Venezuela. El presidente encargado llegó a Bogotá la mañana del pasado 19 de enero, a pesar de su prohibición de salida del país emitida a comienzos del 2019 luego de su ida a Cúcuta, Colombia, para presidir la entrada de la ayuda humanitaria. 

El pasado 29 de enero, la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le sentenció las medidas cautelares de prohibición de salida del país; y prohibición de enajenar y gravar los bienes de su propiedad y bloqueo e inmovilización de cuentas bancarias y/o cualquier otro instrumento financiero en el territorio venezolano.

A pesar de estas medidas bajo sus hombros, Guaido salió de Venezuela y asistió a la Cumbre Antiterrorista donde se reunió con el presidente colombiano Iván Duque y Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos. 

Después de finalizada la Cumbre Antiterrorista visitó Londres donde fue recibido por Boris Johnson y el ministro de exteriores, Dominic Raab. Luego viajó a Suiza para asistir al Foro Económico Mundial de Davos en Suiza, en la que intervino y pidió el apoyo de la Unión Europea para sacar a Nicolás Maduro del Palacio de Miraflores. Su ida al foro le permitió tener entrevistas bilaterales con los primeros ministros de Austria, Sebastian Kurz; de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, y de Holanda, Mark Rutte, así como con el ex primer ministro británico, Tony Blair.

Salió de Suiza y voló a París donde se reunió con el mandatario francés, Enmanuel Macron y con la diáspora venezolana que hace vida en ese país. A los días viajó a España donde no fue recibido por Pedro Sánchez, pero tuvo un acto representativo con la comunidad venezolana en la Puerta del Sol. 

De Europa regresó a América y visitó Canadá. Sin embargo, la mayor sorpresa de la gira la dio Guaidó cuando visitó los Estados Unidos, pues fue invitado al discurso anual sobre el Estado de la Unión que se dio la noche del pasado 10 de febrero cuando Donald Trump lo presentó como “el verdadero y legítimo” presidente de Venezuela y aseguró que "la tiranía de Maduro va a ser destruida". El líder opositor recibió una ovación de pie de los asistentes a la cita solemne en la Cámara de Representantes.