Evalúan otorgar control de campos petroleros de Pdvsa a accionistas minoritarios

El Gobierno y la oposición de Venezuela evalúan la posibilidad de permitir que compañías privadas que participan en empresas mixtas con la estatal Pdvsa asuman el control de los campos petroleros del país, pese a no ser socios mayoritarios, dijeron fuentes del sector a la agencia Reuters.

El despacho de Reuters, publicado este viernes y retomado por el portal digital El Pitazo, destaca que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) buscó tomar una medida similar el año pasado al permitir que firmas pequeñas y poco conocidas operaran algunas áreas de su propiedad exclusiva.

Pero ahora, según las fuentes consultadas, el cambio se discute con socios en empresas mixtas como Chevron, la rusa Rosneft y la estatal china CNPC, que pasarían a controlar los mayores campos petroleros de Venezuela.

Según Reuters, las conversaciones sugieren que el Gobierno de Nicolás Maduro busca reducir el impacto de las sanciones de Estados Unidos sobre la producción de petróleo, tras aumentar las exportaciones de crudo a Asia en los últimos meses.

 

 

Al menos una de las compañías socia de Pdvsa confirmó que sopesa la idea, añadió el reporte.

El empresario venezolano, Oswaldo Cisneros, que tiene un 40% de participación en la empresa mixta Petrodelta, dijo que evalúa firmar con la estatal “un contrato donde nos entregan la producción a nosotros (…) nos subcontratan la operación del campo”.

Cisneros agregó que la compañía consiguió un financiamiento de unos 800 millones de dólares en una institución financiera de Dubái, que no identificó, para el proyecto.

Su objetivo es aumentar la producción en Petrodelta a unos 100.000 barriles por día (bpd) en los próximos tres años, la meta que se fijó cuando entró a la empresa mixta en 2016 y aún no logran cumplir, reseñó Reuters.

“Ellos nos autorizan a hacerlo nosotros directamente con el financiamiento que estamos trayendo”, dijo el empresario también dueño de una compañía de telecomunicaciones al margen de una conferencia que ofreció en Caracas esta semana.

 

 

El Gobierno de Nicolás Maduro maniobra para poder sortear las sanciones económicas estadounidenses en lo referente a las restricciones para comercializar su petróleo y derivados.

Recientemente se conoció que Pdvsa está enviando coque petróleo a Cuba para reducir sus existencias de ese subproducto en el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que no ha podido despachar debido a las sancione económicas impuestas por los Estados Unidos,

Argus Media, la consultora internacional proveedora de información y análisis sobre el sector energético, dijo que el envío de la refinería, con una capacidad de producción de 940.000 b/d (barriles diarios), busca eludir las sanciones de EE. UU. contra Venezuela y probablemente será reexportada desde Cuba a Portugal, Italia, España o Turquía, donde PDVSA ha enviado petróleo de coque en años anteriores.

El coque es un derivado del petróleo producto del proceso de refinación y de otros métodos de craqueo.