España investiga encuentro de vicepresidenta venezolana con funcionario español
El Partido Popular (PP) presentó una denuncia en la Fiscalía General del Estado sobre la presencia de Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Barajas, y esa instancia estatal ya abrió diligencias de investigación
La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en la ONU. Efe

La Fiscalía de Madrid investiga el encuentro en el aeropuerto de Madrid del ministro español de Transportes, José Luis Ábalos, con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, quien, por ser funcionaria del Gobierno chavista en Venezuela, habría violado las restricciones impuestas por la Unión Europea para pisar territorio comunitario.

La apertura de la investigación fue confirmada este miércoles por fuentes del ministerio público a Efe.

El conservador Partido Popular (PP) presentó a finales de enero una denuncia en la Fiscalía General del Estado sobre el encuentro, que fue remitido a la Fiscalía Provincial de Madrid, que abrió diligencias de investigación.

Todo ello ocurrió antes de que los PP acudieran ayer, martes, a un tribunal ordinario de la capital para reclamar que la autoridad de aviación civil (AENA) conserve los vídeos de las cámaras de vigilancia del aeropuerto de Madrid de la noche del encuentro, algo que acordó la jueza con el visto bueno de la Fiscalía.

 

 

La reunión, en la madrugada del 20 de enero, generó una tormenta política en España puesto que Rodríguez tiene prohibida su entrada en la Unión Europea (UE) debido a las sanciones del bloque europeo a altos cargos del Gobierno venezolano, y la oposición política conservadora lo está empleando dentro de su tarea de desgaste del Gobierno de coalición izquierdista.

Venezuela se convirtió en 2017 en el primer país latinoamericano sancionado por la Unión Europea por la crisis en el país. Desde entonces, los europeos impusieron una congelación de activos y la prohibición de viajar al bloque a 25 funcionarios, entre ellos Rodríguez.

Una desconocida formación política, el Partido Laócrata, ya presentó anteriormente en otro juzgado otra querella criminal por supuesta prevaricación administrativa y que se dirige contra "cualquier funcionario" que pudiera haber participado en la no aplicación de las leyes en este caso.

El partido ultraderechista Vox también denunció a Ábalos ante la Fiscalía y posteriormente presentó una querella ante el Tribunal Supremo contra el ministro, que es también el "número dos" del gobernante Partido Socialista (PSOE).

 

 

De momento, AENA debe conservar las imágenes grabadas de videovigilancia, porque la jueza de guardia ayer apreció, de acuerdo con el criterio del fiscal, "indicios racionales de hecho delictivo".

Ábalos aseguró hoy que está "muy tranquilo" sobre lo que puedan desvelar las imágenes de seguridad del aeropuerto e insistió en que se cumplieron "todas las normas" y que solo "interesa a otros generar incertidumbre".

La vicepresidenta pasó varias horas en tránsito en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, hasta salir al día siguiente de España en un vuelo comercial rumbo a Doha.

Según explicó en su momento el Gobierno español, la gestión de Ábalos al llegar al aeropuerto a encontrarse con su homólogo venezolano y con la vicepresidenta Rodríguez, consistió en recordarle a ella que no podía pisar suelo español.

El Gobierno por su parte ha mantenido que, técnicamente, haber permanecido dentro de las instalaciones del aeropuerto de Barajas no significa que la vicepresidenta chavista haya entrado a territorio español, tal como sucede con decenas de migrantes que a diario llegan a la terminal aérea y un oficial de migración debe decidir si entran o no al país.

(Con información de España)