EE UU e Irán enfrentados por decomiso de petróleo con destino a Venezuela
Las dos naciones chocan por el decomiso de un barco con millones de barriles de petróleo que iban rumbo a Venezuela. Estados Unidos acusa a Irán de violar sanciones y la nación islámica asegura que es una "mentira"
Trump, Maduro y Rohaní/ Collage fotográfico ADNcuba -EFE
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó este viernes 14 de agosto que confiscó cuatro buques iraníes que tenían como destino Venezuela, decomisando exactamente 1.116 millones de barriles de petróleo. 

La respuesta de Irán no se hizo esperar y a través del presidente de esa nación, Hasan Rohaní, desmintieron las declaraciones y las consideraron una venganza por la derrota que sufrió Washington en su intento de extender el embargo de armas de la ONU sobre Teherán.

"Estados Unidos mintió sobre la incautación de 4 envíos de petróleo de Irán en aguas internacionales. Ni los petroleros ni sus banderas eran iraníes. Fue una mentira para encubrir la humillación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (por el embargo de armas de Irán)", aseguró el Mandatario.

Según Estado Unidos, los barcos afectados fueron identificados como Bella, Bering, Pandi y Luna. Aunque no dieron detalles del lugar y la fecha de la operación, el principal diplomático estadounidense para América Latina, Michael Kozak, afirmó que este es un “paso importante”. 

Según la demanda, el empresario iraní Mahmud Madanipur, quien presuntamente tiene vínculos con la Guardia Revolucionaria, organizó envíos para Venezuela utilizando compañías de fachada offshore y transferencias de barco a barco para evitar las sanciones americanas.

Teherán insiste en que la operación es “otra mentira y guerra psicológica” de Estados Unidos, que mantiene presiones económicas contra Irán y Venezuela, sancionados por innumerables irregularidades en sus gobiernos, entre las que destacan violación a los Derechos Humanos y tráfico internacional. 

Venezuela atraviesa una crisis económica sin precedentes que ha empeorado con la escasez de combustible. Para paliar esta situación, el régimen de Nicolás Maduro ha recibido millones de barriles de petróleo en los últimos meses, provenientes de Irán.