EEUU sanciona al jefe del Ejército de Nicaragua por permitir represión contra opositores
Los Estados Unidos sancionó este miércoles al jefe del Ejército nicaragüense por permitir la represión gubernamental en las protestas de abril de 2018
Daniel Ortega y el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés. Efe/Archivo
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos sancionó este miércoles al jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, por permitir la represión contra manifestantes opositores al Gobierno de Daniel Ortega en el marco del estallido social que comenzó en abril de 2018,

Así lo anunció el director adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Jon Piechowski.

"Nosotros, como país, no queremos que nuestro sistema financiero sea cómplice en cuanto a la represión y la corrupción", explicó el diplomático en una teleconferencia con periodistas nicaragüenses.

En mayo, EE.UU. señaló al jefe de las Fuerzas Armadas de Nicaragua y al ministro de Hacienda, Iván Acosta, por supuestamente participar en actos de corrupción y por ayudar a "silenciar" las voces prodemocráticas en el país centroamericano.

Según el Departamento de Estado, como jefe de las Fuerzas Armadas, Avilés dio "apoyo" a los grupos paramilitares que agredieron a quienes comenzaron a manifestarse contra Ortega en abril de 2018.

Avilés ha recibido críticas de organismos de derechos humanos por no haber desarmado a los civiles armados, encapuchados la mayoría, que actuaron con el consentimiento de la Policía en el marco del estallido social.

El alto oficial es fundador del extinto Ejército Popular Sandinista (EPS) y tomó posesión de su tercer mandato consecutivo, por otros 5 años, en febrero pasado.

 

 

Avilés, de 63 años, ha negado que el Ejército haya entregado armas a civiles armados afines a Ortega para levantar los bloqueos en las vías que habían colocado opositores en el marco de las manifestaciones antigubernamentales, y calificó la decisión del Departamento del Tesoro de "injerencismo".

Al respecto, Piechowski dijo le era indiferente ese señalamiento y explicó cuál es la postura de Washington.

"Quiere repetir y recalcar que cada agente del Estado, cada socio de Ortega y (su esposa, la vicepresidenta Rosario) Murillo, tienen una opción: un policía o un soldado tiene la decisión de si quiere reprimir a un manifestante o no, o dejar que ejerza su derecho", apuntó el diplomático.

"Un juez puede respetar la ley o puede detener a alguien arbitrariamente. Esas son las opciones y nosotros con las sanciones que imponemos queremos mandar esta señal", anotó.

El mensaje, sostuvo, es que todo actor político nicaragüense tiene una elección que hacer, en la que "puede optar por apoyar a las voces contundentes democráticas nicaragüenses, o puede mantener y apoyar un régimen que reprime, que es corrupto en su conducta, y que criminaliza actos y hechos que deben estar protegidos por los derechos humanos".

El presidente Ortega nombró a Avilés por primera vez como comandante en jefe del Ejército en noviembre de 2009, en sustitución del general Omar Halleslevens, quien fue vicepresidente de Nicaragua de 2012 a 2017.

Avilés fue jefe del Estado Mayor General desde 2005, jefe de la Dirección de Inteligencia y Contrainteligencia militar (1998-2005) y realizó estudios militares en Cuba.