Muere un cubano en México tras una explosión

Osnei Rodríguez, de 48 años, sufrió quemaduras graves al explotar un tanque de gas en su renta de la Ciudad Juárez, al norte de México
Osnei Rodríguez, el cubano que murió en Ciudad Juárez
 

Reproduce este artículo

Osnei Rodríguez Ramos, un cubano de 48 años, murió este miércoles tras sufrir quemaduras en su renta en Ciudad Juárez, donde explotó un tanque de gas. 

El hombre sufrió quemaduras de segundo grado en el 80 por ciento de su cuerpo y fue ingresado en el Hospital General Star Médica, donde falleció, informa el Diario de Chihuahua.

El lamentablemente incidente ocurrió antes de la una de la tarde del domingo en las calles Agustín Melgar y Texcoco, de la colonia Cuauhtémoc, donde este cubano alquiló una vivienda. Los bombero determinaron que la explosión fue causada por una fuga de un tanque de gas

Según un reporte de la Agencia Estatal de Investigaciones, citado por la fuente, el fallecido fue identificado por las personas que vivían con él y avisaron a su familia en Cuba para trasladar el cuerpo a la isla. 

En Ciudad Juárez hay miles de cubanos a la espera de las entrevistas para emigrar a los Estados Unidos. Solo en diciembre de 2019, el gobierno de Donald Trump envió a 4500 a esa ciudad. 

Sin embargo, de momento está suspendida la migración hacia EE. UU. por la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.  

Los cubanos son una parte apenas de la corriente migratoria que atraviesa México

Los cubanos son una parte apenas de la corriente migratoria que atraviesa México


Los cubanos ya se quejaron durante el año pasado del peligro que sufren en esa y otras ciudades de México por el crimen organizado.

Hace una semana un sicario mexicano contó a la cadena estadounidense Showtime que secuestran a los cubanos porque le piden a sus familiares entre 10 mil y 20 mil dólares. “Si no pagan pos nada más van a donde van. O sea, a una fosa común”, dijo el individuo. 

En las ciudades del Norte mexicano, cerca de la frontera con Estados Unidos, los cubanos tienen que arreglárselas como pueden hasta la apertura de las fronteras. Además de los secuestradores, son víctimas de los traficantes de personas, que cobran sumas exorbitantes para pasarlos ilegalmente del otro lado de las fronteras.