Estudiantes colombianos asesinados en México fueron también torturados
Los cuerpos fueron encontrados en un camino de terrecería con impactos de bala y señales de tortura, dijeron las autoridades
Jimena Quijano y José Antonio Parada, asesinados en México. Foto: Archivo

Los dos estudiantes de medicina, de origen colombiano, asesinados en México, así como un compañero de ellos mexicano, y un chofer de Uber, fueron torturados antes de ser acribillados por desconocidos el pasado domingo, de acuerdo a las primeras pesquisas de las autoridades, según informó este martes el portal Infobae.

Las autoridades informaron que dos de los cuatro cuerpos hallados en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, en Huejotzingo, Puebla, corresponden a los de dos estudiantes, un joven y una muchacha de origen colombiano, que estaban de intercambio en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

El tercer cadáver corresponde al de un estudiante mexicano de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y, el cuarto, al de un chofer de la aplicación de transporte de pasajeros, Uber.

Todos los cuerpos fueron encontrados en un camino de terrecería con impactos de bala y señales de tortura, dijeron las autoridades, según el reporte periodístico.

 

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla informó que los estudiantes pidieron un viaje en la aplicación de Uber alrededor de las 22:00 horas durante las fiestas del carnaval de Huejotzingo, que comenzaron el pasado 23 de febrero.

El chofer que proporcionó el servicio de transporte fue identificado como José Manuel Vital de 28 años y manejaba un automóvil Chevrolet tipo Beat color plata.

Los estudiantes de la UPAEP eran colombianos de nombres José Antonio Parada de 22 años y Ximena Quijano de 25 años, además de un estudiante más, Francisco Javier Tirado, quien pertenecía la BUAP, también con 22 años.

Se informó que tres personas han sido detenidas por el hecho, pero se desconoce qué nivel de participación habrían tenido en el crimen múltiple.

 

 

La BUAP dijo en un comunicado: “Francisco Javier fue una de las víctimas de la inseguridad que prevalece en el estado (...) Exigimos a las autoridades competentes el esclarecimiento de tan lamentables hechos y que se aplique todo el peso de la ley a quien resulte responsable

Por su parte, la UPAEP también emitió un comunicado en el que lamentó la muerte de los colombianos y expresó indignación y preocupación por la escalada de inseguridad y violencia que vive el país.

La Fiscalía también dio a conocer que los estudiantes colombianos se encontraban prestando servicio en el Hospital General de Cholula.

Angélica Serpa, madre de José Antonio, dijo a revista Semana el lunes: "Ayer domingo estuvieron en una fiesta en una pueblito que queda cerca de Puebla, ellos estaban terminando el año de médicos internos en Puebla y a las 9 y 31 p.m. fue la última vez que hablé con mi hijo”.