De policía a fundador del Cártel de Guadalajara: la historia del “El Azul” 
Han descrito a “El Azul” como “un barón de la droga” y “el padrino de los padrinos” por su capacidad para resolver problemas con las autoridades y otros cárteles.
Juan José Esparragoza, "El Azul", uno de los hombres de confianza de "El Chapo"
 

Reproduce este artículo

Juan José Esparragoza, conocido como “El Azul”, antes de vincularse a dos de los más representativos narcotraficantes de México (Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El ChapoGuzmán), trabajó como detective en la Dirección Federal de Seguridad, una agencia de inteligencia del gobierno mexicano.

Desde esta agencia de seguridad, Esparragoza comenzó a involucrarse con policías corruptos vinculados al crimen organizado, hasta llegar a ser uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara, una organización criminal que llegaría a manejar casi todas las operaciones de droga en México entre finales de 1970 y la primera parte de los ochenta.

Sin embargo, su papel en el narcotráfico es menos conocido que el de sus compañeros del Cártel de Sinaloa.

Se presume que nació el 3 de febrero de 1949 en Huixiopa, de Badiguarato (Sinaloa), en una comunidad que no supera los 500 habitantes. En este mismo municipio nació el “Chapo” Guzmán.

En los años noventa fue apodado el “peacemaker” (conciliador) por las autoridades de Estados Unidos, debido a que distintos reportes de inteligencia detallaron que organizó diferentes encuentros para acabar con las disputas violentas entre los cárteles de Sinaloa, Juárez, Tijuana y el del Golfo.

En esto coincide la organización Insight Crime, que señaló que “El Azul” sirvió como negociador e intermediario entre diferentes organizaciones de narcotraficantes.

“El Azul” ingresó al negocio de las drogas financiando cultivos de marihuana y llegó a ser tan importante que su papel fue clave en el desarrollo de los narcotraficantes sinaloenses, en especial del Cártel de Sinaloa, cito Infobae de la revista Proceso.

Esparragoza siendo uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, junto a Guzmán Loera y Zambada sirvió como eslabón central en las relaciones familiares que había entre los grupos criminales. 

Varios medios han descrito a “El Azul” como “un barón de la droga” y “el padrino de los padrinos” por su capacidad para resolver problemas con las autoridades y otros cárteles. Incluso lo han señalado como el encargado de mantener relaciones con mandos políticos, policiales y militares.

Al igual que “El Chapo”, Esparragoza también ha sido encarcelado en tres ocasiones, pero a diferencia de Guzmán Loera, salió libre por la vía legal.

Fue detenido por primera vez en 1970, en Culiacán con 700 kilos de marihuana. De acuerdo con investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), en aquel entonces se le acusó de delitos contra la salud y fue condenado a cinco años y tres meses en prisión, aunque nueve meses después salió libre tras una apelación.

Trece años más tarde, en 1983, fue detenido en Baja California. Según el semanario Zeta, antes de ser apresado intentó sobornar a los policías judiciales que lo capturaron con 7 millones de pesos en efectivo (USD 370.480). Aquella vez sólo estuvo tres meses tras las rejas, pues sus abogados argumentaron libertad por desvanecimiento de pruebas.