Trump vuelve al ruedo político en junio

Según medios conservadores, el polémico expresidente busca realizar dos actos públicos en junio y uno más a principios de julio, aunque los eventos aún no han sido anunciados de forma oficial.
Trump-Meeting
 

Reproduce este artículo

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump tiene previsto reanudar los mítines en junio, según confirmó uno de sus asesores, citado por The Hill.

El polémico multimillonario y político, tan amado como denostados en su país, está decidido aumentar su visibilidad y seguir en la palestra pública desde que abandonara la Presidencia en enero.

Según la información recogida por el diario The Daily Mail, Trump busca realizar dos actos públicos en junio y uno más a principios de julio, aunque los eventos aún no han sido anunciados de forma oficial.

Presumiblemente se desarrollarán de forma similar a los mítines que pronunció durante su campaña de reelección, enmarcada en la pandemia de COVID-19.

Trump reforzó en los últimos días su liderazgo en el Partido Republicano con la expulsión de Liz Cheney de los puestos de responsabilidad en la Cámara de Representantes.

Según Europa Press, “la degradación es el precio que ha pagado Cheney por sus críticas al expresidente y su ruptura con la línea oficial del partido”.

El expresidente estadounidense ha apoyado a varios candidatos republicanos para elecciones futuras, como a la ex secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders, que se presenta a gobernadora del estado de Arkansas.

En este sentido, los planes de Trump para celebrar mítines indican que probablemente continuará respaldando a ciertos candidatos republicanos, quienes se verán beneficiados por su ascendiente nada despreciable entre el público estadounidense.

Trump ha mantenido un perfil muy bajo desde que abandonó la Casa Blanca, después del asalto que sus partidarios llevaron a cabo el 6 de enero al Capitolio. De hecho, se sometió a un impeachment o juicio político acusado de insurrección semanas antes de dejar la Presidencia.

Los demócratas lo acusaron de soliviantar al grupúsculo de asaltantes con sus mensajes en Twitter. La red social cerró su cuenta allí bajo el mismo pretexto.

Además, con sus cuentas de Twitter y Facebook suspendidas, ha limitado sus comunicaciones únicamente a sus seguidores. Además de participar en espacios televisivos conservadores, ha emitido comunicados criticando la agenda de su sucesor, Joe Biden, entre otros aspectos.