Trump: “el remedio no puede ser peor que la enfermedad”
Trump seguirá escuchando consejos médicos, pero al final tomará decisiones propias respecto al futuro de la economía mientras continúa la lucha contra el coronavirus, porque “el remedio no puede ser peor que la enfermedad”
Donald Trump en conferencia de prensa sobre el coronavirus

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este lunes que seguirá escuchando los consejos de los médicos del gobierno federal, pero que, al final, tomará decisiones propias respecto al futuro de la economía mientras continúa la lucha contra el coronavirus, porque “el remedio no puede ser peor que la enfermedad”.

El mandatario reveló que considera rebajar las medidas de su Gobierno para enfrentar la propagación del COVID-19 por el impacto negativo que están teniendo en la economía. “En última instancia, tengo que tomar una decisión, pero ciertamente los escucho”, dijo Trump cuando se le preguntó si seguiría los consejos del Dr. Anthony Fauci y la Dra. Deborah Birx acerca de aflojar las pautas nacionales que restringen el comportamiento del pueblo estadounidense.

En conferencia de prensa desde la Casa Blanca, Trump expresó sus respetos a ambos galenos, pero sugirió que probablemente errarían por precaución. “Si fuera por los médicos, podrían decir: Mantengamos cerrado, cerremos todo el mundo ... y mantengamos cerrado durante un par de años”, pero “no podemos hacer eso”, agregó.
 

 

Como destaca el reporte de la agencia española EFE, el presidente anunció que el 30 de marzo, fecha en que acaba el periodo de 15 días que su Gobierno impuso para implementar medidas, estudiará si mantiene el mismo rumbo o toma una nueva dirección.

Pese a ello, subrayó que las medidas de excepción "terminarán pronto" y que "el remedio (al COVID-19) no puede ser peor que la enfermedad". Asimismo, reconoció que los números relativos al desempeño económico del país van a ser "malos" en los próximos días.

Para Trump, la situación le impone tomar decisiones difíciles, aunque contravengan los consejos de los expertos médicos. Por tanto, dijo que sería él quien tomaría decisiones sobre el futuro, de acuerdo con su "doble obligación" con el pueblo estadounidense. 

Además, esos malos números no sólo atañerían a la economía. Según advirtió, se evidencia un aumento de la tasa de mortalidad derivado de las pérdidas económicas. “Tenemos personas que sufren de ansiedad y depresión severa y ocurren suicidios por cosas como esta cuando se vive en una economía terrible. Probablemente veamos muertes, definitivamente números mucho mayores que los números de los que estamos hablando con respecto al virus”, vaticinó.

Trump comparó las tasas de mortalidad por suicidios, accidentes automovilísticos y la gripe común con la tasa de mortalidad por coronavirus y contempló que había que analizar bien para tomar futuras decisiones.

"Todo el concepto de la muerte es terrible", pero “hay una tremenda diferencia entre uno por ciento y cuatro o cinco". En tal sentido, concluyó que el país sería capaz de mantener la economía en marcha y combatir el virus, y que sería “irresponsable” cerrar el país por más tiempo del necesario.