¡Terminó el juicio político! Senado absuelve a Donald Trump

 
El Senado estadounidense absolvió este miércoles al presidente Donald Trump de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, presentados por la Cámara de Representantes a finales del año pasado.

El juicio, presidido por el magistrado del Tribunal Supremo John Roberts, concluyó con dos votaciones -una por cada cargo- marcadas por el carácter partidista que ha determinado todo el proceso.

El tercer juicio político a un presidente en la historia de Estados Unidos terminó con un resultado de 52 votos en contra y 48 a favor en el caso del cargo por abuso de poder; y de 53 votos en contra y 47 a favor en el de obstrucción al Congreso.

Para que los demócratas hubieran alcanzado su objetivo de destituir a Trump era necesaria una mayoría cualificada de dos tercios, algo muy difícil debido al fuerte apoyo de los republicanos a su mandatario.

Trump se convirtió así en el tercer presidente de la historia de EEUU en enfrentar un juicio político después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos.

Richard Nixon en 1974 también enfrentó un proceso de destitución, pero renunció al cargo antes de que la Cámara de Representantes votara los artículos de "impeachment" en su contra.

Este es el último tuit que puso el presidente norteamericano hace minutos:

 

 


¿Qué senador republicano votó en contra del presidente Donald Trump por abuso de poder?

El único republicano en romper filas con el partido fue el senador de Utah, Mitt Romney quien se separó del partido y votó negativamente sobre el cargo de abuso de poder.

Este miércoles explicó en un discurso por qué estaba votando para condenar a Trump por el cargo de abuso de poder en un discurso; que fue la “decisión más difícil” que ha enfrentado, pero dijo que su decisión era un tema de conciencia y de acuerdo con su fe mormona. 

"Creo que intentar corromper una elección para mantener el poder es un asalto tan atroz a la Constitución como se puede hacer", declaró el ex candidato presidencial republicano. "Es un delito grave y un delito menor, y no tengo otra opción bajo el juramento que hice, sino expresar esa conclusión".