Pelosi detiene juicio a Trump hasta que Senado dé garantías de objetividad

Pese a la apabullante victoria en la Cámara de Representantes a la iniciativa de enjuiciar políticamente al presidente Donald Trump, la líder de la mayoría demócrata en esa instancia legislativa, Nancy Pelosi, decidió parar el proceso de impeachment hasta tanto el Senado ofrezca garantías de objetividad para realizar un juicio justo contra el mandatario.

Según ha trascendido estos días, tras la votación del miércoles en la Cámara baja del Congreso estadounidense, Pelosi no enviará el caso de juicio político a Trump a la Cámara Alta hasta que no esté segura de que será “un proceso justo”.

Así lo refieren numerosos medios de prensa como La Vanguardia, que destaca que la demora en enviar el proceso de impeachment al Senado, la institución encargada de emitir el veredicto definitivo sobre si el presidente seguirá o no en la Casa Blanca, es un movimiento con el que “nadie contaba”.

“Se esperaba que el juicio comenzara la segunda semana de enero, a la vuelta del receso de Navidad, pero por ahora Pelosi ni ha nombrado a los representantes (managers) que defenderán en el Senado la condena del presidente”, señala el referido medio.

La líder demócrata dejará entonces el proceso en pausa. Según declaró, “no podemos nombrar a nuestros representantes hasta que no sepamos cómo va a ser el proceso. Esperamos que ocurra pronto, pero por ahora no hemos visto nada que nos parezca justo y esperamos que lo sea”.

Las negociaciones bipartidistas sobre los términos del juicio hasta ahora han sido inútiles. Los republicanos tachan el impeachment como un capricho demócrata, a tono con la definición de “cacería de brujas” esgrimida una y otra vez por Trump, mientras que los correligionarios de Pelosi aducen que, en el Senado, donde los republicanos tienen una holgada mayoría, no se juzgará objetivamente al presidente por los cargos que se le imputan, sino que se le absolverá sin más por mera disciplina partidista.

De cualquier forma, todos los análisis apuntan a que es muy difícil que Trump sea condenado. Para que el impeachment venza debe ser aprobado por dos tercios de los senadores, una votación que los demócratas nunca conseguirán en la Cámara Alta bajo su membresía actual.

Por si la simple composición del Senado no bastara, Mitch McConnell, el líder republicano en esa instancia, que debe cumplir el rol de jurado en el juicio al presidente, dejó saber que no es “imparcial”.

“Nos vamos a coordinar completamente con la Casa Blanca”, afirmó, al tiempo que comentó sobre la decisión de demorar el proceso de Pelosi que igual obedece a que “tienen miedo a transmitir su chapucero trabajo al Senado”.

Sobre lo mismo, este domingo Trump sostuvo, en su cuenta de Twitter, que “la loca Nancy quiere dictar los términos del engañoso juicio político a la mayoría republicana del Senado, pero eliminó todo el debido proceso, sin abogados ni testigos, en la Cámara de mayoría demócrata. Los demócratas solo desean que todo termine”.

Por si fuera poco, muestra de lo seguro que está sobre su triunfo, Trump agregó que el caso de juicio impulsado por los demócratas no tiene posibilidad alguna de prosperar. “¡Su caso está muerto, los números de las encuestas son horrendos!”, agregó.