Arrestan a 3 jóvenes armados con AK-47 por entrar al club Mar-a -Lago
Los jóvenes saltaron el muro y fueron arrestados gracias a la rápida intervención de agentes, un helicóptero y perros adiestrados.
Arrestan a 3 jóvenes armados con AK-47 por entrar al club Mar-a -Lago
 

Reproduce este artículo

Arrestan a tres jóvenes de 15 años años de edad que entraron al club Mar-a-Lago del presidente Donald Trump, en el condado Palm Beach, armados con fusiles AK-47 que estaban cargados.

 Según se dio a conocer, por medios de prensa, los jóvenes saltaron el muro y fueron arrestados gracias a la rápida intervención de agentes, un helicóptero y perros adiestrados.

Se desconoce cuáles eran las intenciones de los tres menores de edad, que hasta el momento no han sido identificados. Los reportes indican que los arrestados supuestamente desconocían que se trataba del club del presidente.

Los reportes de la Policía de Palm Beach aseguran que ni el presidente Trump ni su familia se encontraban en el lugar el viernes pasado, momento en que ocurrieron los hechos.

De haber estado el presidente en el lugar, la historia hubiera sido otra, pues en esos casos el Servicio Secreto de EEUU no toma a la ligera este tipo de amenazas a la vida del presidente, y lo más seguro es que el desenlace habría sido un encuentro a disparos.

 La fiscalía de Palm Beach está considerando si los tres arrestados, que dijeron haberse encontrado las armas, serán presentados ante un juez para ser juzgados como adultos.

Los tres jóvenes ahora están detenidos en un centro de detención juvenil y enfrentan cargos por invasión de propiedad privada con armas de fuego, robo de armas de fuego y resistencia al arresto sin violencia.

No es la primera vez que esto ocurre en Mar-a-Lago, donde en el pasado mes de febrero Jing Lu, una ciudadana china de 56 años, entró sin permiso, fue condenada a seis meses de cárcel por oponer resistencia al arresto.

En marzo de 2019 la china, Yujing Zhang también entró al lugar ilegalmente. Se le encontraron cinco teléfonos celulares, tarjetas de memoria, una laptop, un disco duro y un artefacto capaz de detectar cámaras ocultas. Fue condenada a ocho meses de prisión acusada de violar propiedad privada y hacer declaraciones falsas a agentes del Servicio Secreto.

En enero, Hanna Roemhild, de 30 años, de Connecticut,  fue arrestada por pasarse dos controles de seguridad con su vehículo y escapar de la policía.