Aerolíneas aplazan venta de alcohol luego de que mujer golpeara a azafata

Una azafata fue agredida por una pasajera en un vuelo de Southwest Airlines
 

Reproduce este artículo

Southwest Airlines y American Airlines aplazaron la reanudación de venta de bebidas alcohólicas a bordo del avión luego de que una mujer golpeara a una azafata, quien perdió dos dientes.

La decisión de las aerolíneas se toma luego del incidente de la azafata agredida en un vuelo de Southwest Airlines y de otros dos incidentes similares en las últimas semanas.

La violenta pasajera fue identificada como Vyvianna Quinonez, quien fue detenida por las autoridades pertinentes luego de la brutal paliza hacia la trabajadora de la aerolínea.

A Quinonez se le prohibió volver a volar en Southwest Airlines de por vida, lo que obligó a posponer la decisión de volver a vender alcohol a bordo.

La aerolínea había planeado reanudar la venta de bebidas alcohólicas para el mes de junio en vuelos a Hawái y el julio para vuelos domésticos más largos en Estados Unidos. Sin embargo, un portavoz anunció que ya “no hay una fecha” para la reanudación.

American Airlines se sumó a la decisión de no vender alcohol hasta el 13 de septiembre en la cabina principal, pero si ofrecerá estas bebidas en primera clase y clase ejecutiva solo en vuelo.  

Según el sindicato de auxiliares de vuelo de Southwest Airlines, entre el 8 de abril y el 15 de mayo, hubo 477 reportes de mala conducta por parte de los pasajeros en vuelos de esta aerolínea.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) confirmó que recibió 2,500 informes de mala conducta de pasajeros este año, de los cuales 1,900 involucran a viajeros que se negaron a cumplir con el uso de mascarilla.

“Permítanme ser claro: American Airlines no tolerará el asalto o el maltrato de nuestras tripulaciones”, indicó Brady Byrnes, de American Airlines. “Durante la semana pasada, hemos visto algunos de estos factores estresantes crear situaciones profundamente perturbadoras a bordo de los aviones”.

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) relajaron las medidas de sanidad contra el COVID-19, se pidió que las mascarillas sigan usándose en ciertos espacios, como aviones y aeropuertos.