Uber regresa a Colombia y los taxistas de nuevo indignados
Con un par de cambios en su lenguaje y en su concepción del esquema de negocios, Uber regresa a las acciones en Colombia, y de nuevo ha irritado al gremio de taxistas colombianos
Uber regresa a Colombia. Foto: Internet

Uber se las ha ingeniado para regresar a Colombia, a menos de un mes de que fuera obligada a dejar de operar luego de que las autoridades del país determinaron que la compañía violentaba normas legales.

Con un par de cambios en su lenguaje y en su concepción del esquema de negocios, Uber está de vuelta en Colombia, y de nuevo ha enfurecido al gremio de taxistas del país, que creen que esos cambios son solo cosméticos, según un reporte del portal Infobae, publicado este viernes.

La aplicación cambió su modelo para sortear el fallo de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que el mes pasado la obligó a dejar de operar en el país, aseguró Infobae.

Ahora, bajo su nuevo modelo, los usuarios y conductores suscribirán un contrato por viaje bajo las figuras de alquiler, arrendatarios y arrendadores, detalló el informe.

De ese modo, Uber mantiene que no es una aplicación de transporte sino de servicios de tecnología.

 

 

En el nuevo contrato, que suscriben conductores y usuarios, la empresa afirma: “Usted reconoce y acepta que Uber es un proveedor de servicios de tecnología, que no ofrece servicios de transporte, no funciona como transportista ni opera como agente para el transporte de viajeros”.

Bajo este nuevo modelo Uber sería entonces una plataforma de contacto por medio de la cual un particular renta un vehículo, con su conductor incluido, por horas o trayectos, a los que se puede acceder en cinco nuevos servicios: Uber por horas, UberYa, Uber Economic, Uber Comfort y Uber XL.

Uno de los cambios más significativos que tuvo la plataforma es el uso del lenguaje técnico. Ya no hay más pasajeros o conductores, ahora pasaron a ser arrendatarios y arrendadores; y ya no hay más viajes o carreras, pues ahora son contratos de arrendamiento, con cada trayecto sirviendo como un contrato diferente.

El Ministerio de Transporte ha dicho que está avanzando en un análisis jurídico para evaluar los pasos a seguir con respecto al nuevo modelo de Uber.

 

 

Hugo Ospina, uno de los líderes de los taxistas, se pronunció molesto y dijo sentirse traicionado por el gobierno de Iván Duque, a quien apoyaron para llegar a la presidencia.

“Le regalamos (a Duque) un taxi de juguete y el presidente dijo ‘vamos a proteger la industria del taxi‘. Cuando Hugo Ospina habla, habla a nivel gremial. Lo único que siempre hemos pedido es que se cumpla la Constitución y la ley, no queremos compromisos. Es el Estado el que tiene que prestar el servicio público”, dijo Ospina.

El argumento de los taxistas es que el transporte es un servicio público que tiene que ser regulado por el Estado y que este tipo de plataformas como Uber se saltan distintos controles, regulaciones e impuestos que los taxistas sí deben cumplir, incurriendo así en una competencia desleal.

En respuesta, los taxistas han anunciado un paro nacional que empezará el próximo 16 de marzo, al cual ya se ha sumado siete asociaciones de taxistas y los dueños de los vehículos.