Niño de tres años con cáncer cumple el sueño de ser bombero

David Vasquez pudo cumplir la ilusión de ver y apagar un incendio, e incluso rescató a otro niño.
David Vasquez, la mamá y una oficial de bomberos, apagando un pequeño incendio
 

Reproduce este artículo

David Vasquez, un niño de tres años de edad, pudo cumplir su sueño de ser bombero luego de que fuera diagnosticado con cáncer. El conmovedor caso ocurrió en el municipio colombiano de Sabaneta, Antioquia, reportó el canal regional Telemedellín.

“Él tiene 3 años, está en un tratamiento por un estado de salud muy delicado y estamos muy contentos porque él tenía este sueño desde hace rato, de estar con los bomberos, conocer su función”, dijo al canal Luz Idalia Cruz, mamá del menor.

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Sabaneta (CBVS), fue la institución donde David pudo cumplir la ilusión de ver y apagar un incendio. Su historia llegó a través del bombero John Manuel Agudelo, quien en coordinación con el teniente Rogelio Londoño Restrepo,  dispuso todo para cumplir el sueño de David.

“Se realizó un homenaje a David, el nuevo miembro de la institución. Él está en una situación crítica de salud, quisimos homenajearlo. El niño sueña con ser bombero y quisimos darle esa experiencia”, dijo Hanny Muñoz, integrante del Cuerpo de Bombero.

David fue diagnosticado con cáncer desde el pasado abril, y es atendido en la Unidad de Oncología del Hospital Infantil San Vicente Fundación de la ciudad de Medellín, Antioquia. Tal fue la emoción del niño por ser bombero que lo hizo parar de su cama, pese al cansancio de las quimioterapias y llevar varios días sin caminar.

Durante el recorrido en la estación de Bomberos, David “se vio por primera vez frente al fuego. Su mamá lo sostenía con fuerza, mientras una de nuestras suboficiales le enseñaba a maniobrar la manguera. Zumbó su inocente risa, mientras él lanzaba agua para apagar las llamas”. Asimismo, “participó en un simulacro del rescate de un niño y fue feliz”, informó la institución.

Finalmente, David recibió por parte del cuerpo de Bomberos, un carnet que lo acredita oficialmente como bombero y salió a recorrer las calles del municipio. “Todo eso le encantó, tener el uniforme, montarse en el carro, escuchar las alarmas, ponerse el gorrito, lo ha tenido muy contento”, explicó la mamá acerca de la experiencia que tuvo su hijo.

David espera dedicar su vida a esta profesión, salvando vidas, pero primero deberá luchar por la suya. La enfermedad avanza más rápido de lo que se podría esperar, aunque este pequeño servidor no dejará que se apague su sonrisa por la vida.
 

Tags