Confrontación diplomática entre Estados Unidos y Venezuela por Álex Saab
Estados Unidos utiliza todos los medios legales disponibles para extraditar a Alex Saab, el testaferro más importante del presidente de Venezuela.
Captura de Álex Saab
 

Este martes se dará a conocer el veredicto del juez de Cabo Verde, después que el abogado de Álex Saab interpuso un hábeas corpus para lograr su libertad, argumentando que el arresto fue político e ilegal.

En medio de toda una disputa diplomática y legal, el régimen de Nicolás Maduro utiliza todos sus recursos para lograr la libertad del testaferro Álex Saab. Sin embargo, Estados Unidos lleva la ventaja para extraditar al colombiano, siendo una pieza clave en las finanzas de la dictadura chavista.

“Cabo Verde accedió a capturarlo, y hace cuatro días se confirmó la legalidad de la medida. Son dos signos positivos. Ya hay gente del servicio de Relaciones Exteriores y del Departamento de Justicia en ese país sustentando la extradición, y al frente está nuestra embajada”, dijo una fuente federal al periódico El Tiempo.

El jefe de la misión diplomática de Estados Unidos en Cabo Verde, Jeff Daigle, ha hecho lo necesario para que se respeten los acuerdos y vías legales, a fin de que Saab sea enviado a Miami, custodiado por agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA).

Desde septiembre de 2019, la administración del archipiélago firmó un acuerdo de colaboración judicial con Daigle, facilitando la captura del colombiano el pasado 12 de junio, cuando intentó llegar a Irán por medio de Cabo Verde sin saber que tenía una circular roja. 

Su abogado califica de ilegal y arbitraria la captura, argumentando que la circular roja está fechada el 13 de junio de 2020, un día después de la detención. Sin embargo, Saab fue trasladado a una cárcel reconocida por la fuga de presos. 

El embajador de Venezuela en Cabo Verde, Alejandro Correa Ortega, tildó su arresto como una violación “grave e inaceptable de las normas más fundamentales del derecho internacional: la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos de otro país”.

También, dijo estar consternado ante la captura de Saab, que estaba “en tránsito para una misión que llevaría a cabo en un tercer país”.

Pidió ponerle un fin “urgentemente a esta situación ilícita” y espera una “liberación rápida del enviado especial de Venezuela” bajo las “relaciones amistosas de larga data” entre ambos gobiernos.

El régimen de Maduro comprende el riesgo de que Saab termine hablando, ante las cortes de Estados Unidos, las relaciones de las cuentas y bienes del presidente de Venezuela. 

Por esa razón, le otorgó el estatus diplomático (agente de gobierno) y ciudadanía a Saab, quien lidera el programa de ‘Oro por comida’, firmado con Irán, y las relaciones del régimen con Rusia, Turquía y los Emiratos Árabes.