Skip to main content

Tras fuerte presión en las redes, ingresan a joven enfermo en hospital de Pinar del Río

Aunque con algunas demoras, a Sotolongo ya le realizaron varios exámenes médicos y, supuestamente, será trasladado mañana a un hospital de La Habana

Actualizado: Tue, 02/13/2024 - 18:55

 

Luego de una fuerte presión en redes sociales, el joven cubano Dayán Sotolongo fue ingresado este lunes en la Sala F del Hospital "Abel Santamaría", en la ciudad Pinar del Río, y el martes deberá ser trasladado a La Habana, declaró el propio Sotolongo a ADN Cuba.

Sotolongo, de 19 años, huérfano de madre y padre, padece de Linfedema en grado 4. Esta enfermedad, diagnosticada por la visible hinchazón de los miembros, cada vez limita más su movilidad.

Su caso salió a la luz la semana anterior, cuando el joven denunció la falta de atención médica de la que ha sido víctima y sus videos recorrieron las redes sociales.

Tras pasar por varios hospitales de diferentes provincias del país, fue enviado a casa “sin nada que hacer”. Hacía más de 15 meses que el joven no recibía tratamiento médico.

Finalmente, las autoridades sanitarias de la provincia le dijeron que lo atenderían este lunes en el Hospital "Abel Santamaría". Aunque con algunas demoras, ya le realizaron varios exámenes médicos y, supuestamente, será trasladado mañana a un hospital de La Habana.

"Ahora es que me están haciendo los análisis, después de que estoy aquí desde las 7 de la mañana porque mi hermana se movió", dijo a este medio.

Posteriormente será ingresado en el Instituto Nacional de Angiología, ubicado en la capital del país.

Hasta el momento Sotolongo desconoce la causa real de su enfermedad, que comenzó manifestándose en una pierna y, al día de hoy, se ha expandido a ambas extremidades, al punto de, prácticamente, impedirle caminar.

El linfedema se manifiesta como una inflamación de los tejidos causada por una acumulación de líquido rico en proteínas que generalmente se drena a través del sistema linfático del cuerpo. Afecta con mayor frecuencia los brazos o las piernas, pero también puede presentarse en la pared torácica, el abdomen, el cuello y los genitales, según señala la web especializada Mayo Clinic.