Skip to main content

Falta de preservativos y pastillas anticonceptivas influye en aumento de embarazos de adolescentes

La falta de preservativos y pastillas anticonceptivas es una de las principales causas del aumento d embarazos en las adolescentes de la provincia cubana de Artemisa

Actualizado: 23 January, 2023

 

La falta de preservativos y pastillas anticonceptivas es una de las principales causas del aumento de embarazos en las adolescentes de la provincia cubana de Artemisa, muchas de las cuales todavía son menores de edad.

Según las estadísticas de fecundidad por edad, ese territorio occidental exhibe una tasa de cúspide temprana –que se refiere a las mujeres entre 20 y 24 años de edad– con el 31% de los alumbramientos, mientras el 16,6 % de los partos corresponde a madres de entre 15 y 19 años, de acuerdo con un reportaje de El Artemiseño.

En 2022 se registraron 4 631 nacimientos en Artemisa, 458 menos que el año anterior, apunta el periódico estatal, y advierte que “no deben desatenderse los signos que apuntan a un aumento, en determinadas localidades, del embarazo en la adolescencia”.

Gloria Lidia Peña Martínez, especialista de primer grado en Genética Clínica de los municipios Alquízar y Güira de Melena, declaró que, “en los últimos tiempos”, a las causas sociales del embarazo en menores y adolescentes, “se suma la carencia de tabletas anticonceptivas y condones” en las farmacias estatales.

La especialista reconoce no solo un incremento de las captaciones a madres adolescentes, sino además un aumento en las estadísticas de las menores de 15 años, reportó el periódico local.

“Por lo general [estos embarazos] provienen de familias disfuncionales, con bajo nivel cultural, económico… que residen en asentamientos rurales; aunque existen excepciones”, explicó Peña Martínez, también Máster en Ciencias en Asesoramiento Genético.

“En este fenómeno influyen múltiples factores: el inicio cada vez más temprano de las relaciones sexuales, el consumo por las vías inadecuadas de los temas de sexualidad, la preocupación de las féminas [de] no ser aceptadas dentro del grupo social, el libertinaje sin la adecuada percepción de riesgo (…)”, agregó.

La fecundidad en estas edades viene acompañada de “serios riegos sociales”, advierten en el reporte de El Artemiseño, incluida “la privación al hijo o la hija de crecer en un ambiente de maternidad y paternidad responsable”.

Otros riesgos para las madres adolescentes y sus bebés, mencionados por Peña Martínez, son “la preeclampsia, la sepsis, las anemias, el bajo peso al nacer y la prematuridad. También son frecuentes los traumatismos a la ahora del parto, por las diferencias entre el tamaño del feto y la pelvis de la madre, así como malformaciones congénitas también comunes en los embarazos que ocurren en las edades extremas de la vida”.