“Esto no es el ‘salvaje oeste’”: Florida aclara su política sobre matar iguanas
Tras una ola de críticas por alentar a los residentes a matar iguanas verdes, la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida emitió un comunicado intentando aclarar su política.
Iguana verde en Florida. Foto: FWC

Tras una ola de críticas por alentar a los residentes del estado que maten iguanas verdes, la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida (FWC por sus siglas en inglés) emitió un comunicado esta semana intentando aclarar su política, según una nota del diario Sun Sentinel.

"Desafortunadamente, se ha transmitido el mensaje de que estamos pidiendo al público que salga y les dispare”, dijo Rodney Barreto, miembro de la institución, en una comunicación escrita.

Sin embargo, el oficial aclaró “no se trata de eso” porque “este no es el ‘salvaje oeste’”, y sugirió a los residentes que si no son capaces de eliminar de sus propiedades a los animales “de forma segura”, soliciten ayuda profesional.

Las iguanas verdes constituyen una especie invasora en Florida, y llegaron a través de la industria de las mascotas exóticas.

Barbara J. King una profesora emérita de antropología que habían escrito al estado de Florida para protestar por su política de matar iguanas, comentó que “la acción efectiva y ética a tomar”, sería prohibir “la importación comercial, la venta y la cría de iguanas en Florida”.

 

El comercio de mascotas es la razón principal por la que estas iguanas terminan deambulando en la naturaleza, y debería regularse”— dijo King al diario floridano.

La Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida había alentado recientemente a los residentes del estado a matar iguanas verdes “cuando sea posible” debido al crecimiento en las poblaciones de este reptil.

Joseph Wasilewski, un científico que estudia la vida silvestre, aseguró entonces a ABC News que las iguanas constituían “un problema grave” en Florida.

Destruirán la agricultura, socavarán los caminos, causarán que los transformadores eléctricos fallen, pueden transmitir la salmonela y pueden ser un peligro para la seguridad de los vecinos”, dijo Wasilewski.