Skip to main content

Activistas señalan que los derechos humanos no fueron prioridad para Borrell en Cuba

El jefe de la diplomacia europea no contempló como una prioridad el debate sobre los derechos humanos en la isla, sino los negocios con la dictadura.

Image
Josep Borrell con Miguel Díaz-Canel
Twitter | Josep Borrell con Miguel Díaz-Canel

Actualizado: Sun, 05/28/2023 - 15:13

Varios activistas y opositores cubanos criticaron la visita recién concluida del Alto Comisionado de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, a Cuba. El jefe de la diplomacia europea no contempló como una prioridad el debate sobre los derechos humanos en la isla,  sino los negocios con la dictadura.

Borrell llegó a Cuba el pasado 24 de mayo. Dentro de su programa figuraba presidir el tercer consejo conjunto Cuba-Unión Europea, aunque también se reunió con dueños de Mipymes, en su gran mayoría acólitos y testaferros de la propia dictadura.

Sobre el apoyo de Borrell a estos “empresarios” el opositor  Eduardo Cardet, del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), escribió en la página de la organización que “el Sr Borrell sabe que las Mipymes, bajos las actuales condiciones de régimen totalitario, no traerán ni libertad, ni prosperidad al pueblo cubano; solo servirán para que la élite en el poder y acólitos continúen enriqueciéndose indebidamente”.

Señaló Cardet que Cuba necesita libertad y cambios políticos “radicales” que “propicien el establecimiento de un estado de derechos, y el surgimiento de una economía de libre mercado”, porque “con la libertad y el bienestar de un pueblo no se juega Sr. Joseph. B , la UE puede y debe respaldar al pueblo cubano en sus anhelos de vivir dignamente”,expresó.

Un reporte de la agencia de noticias EFE asegura que Borrell mencionó a los presos políticos de las manifestaciones de julio de 2021.

De acuerdo con EFE, el político reconoció la importancia de mantener conversaciones sobre “la situación creada antes, durante y después de las detenciones del pasado mes de julio del 21” y añadió que a este tema “le damos una relación prioritaria en nuestras relaciones internacionales”.

Durante su estancia en La Habana Borrell anunció que la UE enviará en noviembre próximo a Eamon Gilmore, su Representante Especial para los Derechos Humanos, con el objetivo de dialogar sobre el comportamiento de los derechos humanos en la isla.

Al respecto, la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, dijo a ABC que «Borrell vino a hacer negocios, el hecho de que no se reuniera ni siquiera con los Premio Sajárov ni se pronunciara por los más de mil presos políticos, de los cuales hay quince en huelga de hambre, evidencia su complicidad con la dictadura».

Por su lado, la activista Carolina Barrero, residente en España, subrayó la complicidad del diplomático europeo con el régimen comunista, que apoya la invasión de Rusia a Ucrania.

“Josep Borrell traiciona a #Europa y a su compromiso a favor de la liberación de #Ukrania con su servil política para con los aliados de Putin. Me pregunto si los países Europeos están dispuestos a tolerar semejante confusión política”, escribió en Twitter la historiadora del arte.

El consejo conjunto que presidió Borrel en La Habana fue convocado para evaluar el estado de la implementación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación (ADPC), suscrito el 12 de diciembre de 2016 entre Cuba y la Unión Europea y sus Estados miembros, que comenzó a instrumentarse de manera provisional el 1 de noviembre de 2017.

El ADPC tiene una cláusula de derechos humanos, el artículo 85, que establece que las violaciones en temas de respeto de derechos humanos constituirán una “infracción grave”, aunque “la suspensión [del acuerdo] es una medida de último recurso”.

Para la opositora Rosa María Payá la vista de Borrell debió activar la cláusula democrática del acuerdo, “pero, si el señor Borrell sigue fingiendo demencia, nuestra esperanza recae en que los estados miembros de la UE reaccionen”.

En el marco de la visita de Borrell activistas cubanos residentes en Estados Unidos convocaron a una manifestación frente al edificio de la representación cubana ante las Naciones Unidas en New York, Estados Unidos.

Allí, los disidentes pidieron la libertad de los presos políticos y criticaron la visita de Borrell, calificada por Anamely Ramos como una “vergüenza”.

La activista camagüeyana mencionó que Borrell fue a la isla para salvaguardar los intereses de los consorcios turísticos españoles que tienen acuerdos con el régimen cubano.

“La dictadura cubana no cae porque esas mafias están, hay que saber distinguir cuáles son para poder atacarlas porque nunca vamos a poder pq somos cuerpos finitos, personas vulneradas y desplazadas, más los que viven dentro de Cuba”, comentó en una directa en Facebook.

También el opositor cubano y Coordinador General del Foro Antitotalitario Unido (Fantu), Guillermo “Coco” Fariñas, pidió a Borrell, a través de Twitter, que "pida la liberación incondicional y sin destierro de los presos políticos” y que estos no sean desterrados.

Esta semana al menos 14 presos políticos iniciaron una huelga de hambre dentro de las prisiones cubanas y varios de sus familiares fueron hostigados.
 


Noticias de Cuba