Ariel Ruiz Urquiola toca a la puerta del mundo
Ariel estará tocando la puerta del mundo. ¿Vas a ayudarlo a tocar más fuerte para que abran?
Activista cubano por los derechos humanos, Ariel Ruiz Urquiola

 

El viernes 3 de julio del año 2020 "el científico y activista Ariel Ruíz Urquiola hablará en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra, Suiza, donde expondrá el caso de su familia como víctima del comunismo en Cuba desde el año 2003".

Pero Ariel no será el protagonista, ni siquiera su familia, sino que estará hablando de todas las injusticias y violaciones que se cometen a diario en la isla de Cuba y que el mundo no ve, porque la dictadura es hábil disfrazando esas cosas, ocultándolas o culpabilizando a otros. Hablará de ti y de mí, y de todos los que murieron en el estrecho de La Florida intentando escapar de una pesadilla.

Hablará de los presos políticos que soportan privaciones que rayan con lo infrahumano. De la gente común a quienes les han envenenado el corazón e inyectado el miedo en el cuerpo.

Contará de los “parametrados” y de los “regulados”, y de censurados, de los postergados, de los amordazados y de los expulsados de sus trabajos por pensar distinto. Él lo sabe, porque ha sentido en su carne el hostigamiento constante de los miserables, de los esbirros de este triste mundo en una isla que volvieron triste en el planeta.

Ya él lo advirtió, sereno como siempre, mucho antes de haberse declarado en huelga de hambre y sed durante cinco días en los alrededores de esa Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, exigiendo ser escuchado, como víctima de la dictadura castrista. Con aplomo y firmeza nos avisó con estas palabras: "No se va a acabar mi pelea, estando vivo o estando muerto".

Y ha llegado el día. Ariel Ruiz Urquiola estará tocando la puerta del planeta que tantas veces ha sonreído encantado con los supuestos logros de los hermanos Castro, sin enterarse que esa familia y sus seguidores han empobrecido, con saña, una de las islas más prósperas del Caribe, que estaba entre los países de desarrollo más pujante.
 
Por su boca estará en el aire de esa Comisión de Derechos Humanos de la ONU la otra Cuba, la que no ven los turistas, la que los adalides de la dictadura venden como un sitio normal y floreciente, que resiste heroicamente las embestidas del imperialismo, el criminal bloqueo y la amenaza constante. Con Ariel se abrirá una ventana, posiblemente pequeña, a esa otra isla que envejece aceleradamente porque sus hijos no aguantan más vivir bajo su cielo. Se sabrá de la sorda represión, la asfixia de las libertades elementales y de cómo pisotean los derechos del ser humano los órganos represivos.
 
Flotará el aire amargo de otra Cuba que, habiendo sido rica exportadora de azúcar a nivel mundial, tiene hoy que importar la dulzura, porque los descabellados planes del “Ignorante en Jefe” arruinó hasta la sombra de los árboles. Una tierra rodeada de mar donde sus habitantes no comen pescado porque su gobierno ineficaz se los cambia por pollo comprado, a pesar del bloqueo, a los Estados Unidos.
 
El mundo conocerá, posiblemente, lo que la propaganda de la izquierda intenta esconder: que Cuba ha estado y está detrás de cada subversión, de cada movimiento guerrillero, del tráfico de la droga en el área, y que gasta en el presupuesto de la vigilancia y la represión a su pueblo lo que permitiría vivir a ese pueblo largos años, sin las más inimaginables carencias.
 
De un lado estará en Ginebra, este viernes 3 de julio, un científico honesto y pobre, un hombre indoblegable, perseguido por todas las intolerancias y los extremismos. Intentarán callarlo porque saben que Ariel Ruiz Urquiola tiene la razón, nuestra razón, y que ha llegado el tiempo de los más humildes. La hora en la que el mundo tiene que conocer que hay una Cuba escondida detrás del cielo azul que compran los dólares y que acallan las tonfas de la policía.
 
Ariel estará tocando la puerta del mundo. ¿Vas a ayudarlo a tocar más fuerte para que abran?

 

*La imagen de portada es del fotógrafo Remy Philippoz

 

Escrito por Ramón Fernández Larrea

Ramón Fernández-Larrea (Bayamo, Cuba,1958) es guionista de radio y televisión. Ha publicado, entre otros, los poemarios: El pasado del cielo, Poemas para ponerse en la cabeza, Manual de pasión, El libro de las instrucciones, El libro de los salmos feroces, Terneros que nunca mueran de rodillas, Cantar del tigre ciego, Yo no bailo con Juana y Todos los cielos del cielo, con el que obtuvo en 2014 el premio internacional Gastón Baquero. Ha sido guionista de los programas de televisión Seguro Que Yes y Esta Noche Tu Night, conducidos por Alexis Valdés en la televisión hispana de Miami.