Autoridades cubanas han identificado a casi 300 campesinos que pueden exportar sus productos
Autoridades de la oficina de Comercio Exterior de Cuba dijeron que se han identificado a unos 300 campesinos que tienen la capacidad de exportar sus productos
Productor cubano de piñas. Foto: Internet
 

La directora nacional de Comercio Exterior de Cuba, Vivian Herrera, aseguró este miércoles que a la fecha hay actualmente en el país casi 300 campesinos que, bajo la modalidad de gestión estatal, tienen la capacidad de producir con la suficiente calidad como para exportar sus productos.

Entrevistada en el programa Revista Buenos Días, de la televisión cubana, la funcionaria habló sobre los procesos de exportación e importación contempladas en las medidas económicas anunciadas recientemente por el régimen cubano, que despertaron una andanada de críticas por parte de analistas y economistas independientes.

La directora de Comercio Exterior dijo en el proceso de exportación e importación se incluyen “todas las formas de gestión estatal: los trabajadores por cuenta propia, las cooperativas agropecuarias y no agropecuarias, los campesinos, los artistas y otros trabajadores privados”.

Para el caso de las exportaciones, señaló que estas se podrán realizar a través de empresas estatales, pues justificó que la actividad de comercio exterior es compleja, donde hay que cumplir determinados requerimientos que no solo tienen que ver con la calidad de los productos.

“De 500 y tantas empresa que realizan tareas de comercio exterior (en Cuba) se han escogido 36 porque tienen la experticia del comercio exterior, en el mundo entero esa actividad es terciarizada porque las personas que realizan esa actividad tienen una preparación profesional para realizarlas”, acotó.

 

 

Y añadió: “Hay 382 formas de gestión estatal identificadas que pueden exportar, y de ellas hay 290 que pueden exportar productos del agro”.

Refirió que el proceso implica que el campesino vaya a la empresa exportadora, esta le pedirá dos datos para que entre como cliente de su cartera: su identificación como forma de gestión estatal, con su carnet de identidad, y las cuentas bancarias que el agricultor tiene libremente convertible y en CUC.

“Luego se inicia un proceso de concertación de una oferta, la cual es concertada por la empresa ante el cliente externo, y por supuesto el campesino proporciona datos importantes, como especificaciones técnicas, características de transportación y otras”, acotó la funcionaria.

Aseguró que luego se oferta esa mercancía y concurren diferentes clientes extranjeros y el campesino cubano escoge la que le parece la más conveniente, tras lo cual fija el precio final.

“Puede pasar que el campesino tenga identificado a un cliente específico, quiera venderle a él, entonces eso se revisa, ¿por qué no?”, dijo Herrera.

 

 

Tras anunciar el paquete de medidas económicas, el régimen fue duramente criticado por analistas y economistas, entre ellos Manuel Milanés.

Sobre la posibilidad de que surjan empresas mixtas, conformadas por empresas estatales y privadas, el experto dijo que las segundas no tendrían ningún margen de maniobra porque la primera medida del paquete es que el Estado mantiene la economía bajo el mismo esquema de planificación centralizada, lo que ha venido haciendo por más de 60 años.

“Empiezan diciendo (en el paquete económico) que el primer aspecto de las medidas será mantener la planificación centralizada, ¿y cuál es la autonomía si ya me mandaste el plan de todo lo que tengo que hacer?”, aseguró Milanés.