La Unión Europea y Cuba sostienen diálogo a puertas cerradas sobre Derechos Humanos
La nota de la cancillería cubana afirma que "subsisten diferencias de posiciones y enfoques en varias de las cuestiones debatidas".
La Unión Europea y Cuba sostienen diálogo a puertas cerradas sobre Derechos Humanos
 

Reproduce este artículo

Cuba y la Unión Europea (UE) sostuvieron en Bruselas, Bélgica, una nueva ronda formal de diálogo sobre Derechos Humanos, dentro del marco del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la isla y el bloque político europeo, informó la cancillería de la isla.

En la reunión no fueron admitidas organizaciones independientes cubanas ni internacionales, denunció la organización Civil Rights Defenders.

El representante especial de la UE para los Derechos Humanos, Eamon Gilmore, que ha encabezado la reunión por parte europea, defendió durante la reunión que "los Derechos Humanos está en el centro de las relaciones bilaterales entre la UE y Cuba", tal y como refleja el acuerdo firmado en 2016 para normalizar sus relaciones.

La parte europea trasladó a la delegación cubana, encabezada por el director general para Asuntos Multilaterales del Ministerio de Exteriores cubano, Rodolfo Reyes Rodríguez, "la necesidad de garantizar la totalidad de los derechos políticos, económicos y sociales para todos" en Cuba en la reunión, en la que ambas partes abordaron la libertad de expresión y el acceso a la información, así como el derecho de participar en los asuntos públicos, según ha informado el servicio diplomático europeo en un comunicado.

"La UE subrayó la importancia de que todos los ciudadanos puedan asociarse libremente, expresar sus ideas y participar en la vida pública" y "el valor" de implicar a la sociedad civil para "encontrar soluciones a desafíos compartidos", subraya la nota.

Por su parte, la delegación cubana expresó sus preocupaciones sobre situaciones de derechos humanos que se producen en Estados miembros de la Unión Europea, y puso énfasis en la necesidad de combatir el avance de las ideas supremacistas, el discurso del odio, la intolerancia y la xenofobia en Europa, en particular contra los migrantes.

El régimen cubano suele calificar de intromisión en sus asuntos internos las críticas a la desastrosa situación de los derechos humanos en la Isla y a la falta de mecanismos democráticos en el país, además de presentar como sociedad civil a integrantes de organizaciones controladas por el gobierno o el Partido Comunista.

Ambas partes también han abordado la promoción de la igualdad de género y sus respectivas políticas para combatir la violencia de género, un área en el que ambas partes han acordado en la cita explorar una "mayor colaboración", así como para mejorar el acceso a Internet, tanto a través de asistencia técnica como el intercambio de mejores prácticas.

Asimismo, han abordado las oportunidades para una mayor cooperación entre la UE y Cuba en los foros multilaterales de Derechos Humanos, incluida la Asamblea General de la ONU.