Padre Montes de Oca denuncia que un carro lo está siguiendo

El último mensaje que envió fue que tomaría la carretera del municipio Vertientes "y me siento en peligro"
El último mensaje que envió fue que tomaría la carretera del municipio Vertientes "y me siento en peligro"
 

Reproduce este artículo

El sacerdote cubano Rolando Montes de Oca, de la Arquidiócesis de la provincia Camagüey denunció a ADN Cuba que un carro color gris lo está siguiendo.

La imagen enviada a ADN Cuba muestra un auto gris, matrícula P047703, marca Peugeot.

"Este auto nos está siguiendo. Recogió a las personas que me estaban vigilando frente a mi casa. He dado vueltas sin sentido y me sigue, está confirmado", agregó el padre Montes de Oca. 

El último mensaje que envió fue que tomaría la carretera del municipio Vertientes "y me siento en peligro".

La persecución también fue denunciada por la página de Facebook "Areópago Cubano: Pensamiento Social de Inspiración Cristiana".

"Denunciamos el acoso y la vigilancia por parte de la Seguridad del Estado, al igual que los actos de repudio recientes entre los cuales han sido victima el padre Alberto Reyes el día de ayer mientras se encontraba en el Arzobispado de Camagüey. Reiteramos nuestro llamado a la paz, al amor y a la caridad. Que la Virgen de la Caridad del Cobre nos proteja a todos los cubanos", agregaron.

Desde el 15 de noviembre el religioso tiene vigilancia de agentes de la Seguridad del Estado por su apoyo a la Marcha Cívica por el Cambio, programada para el 15 de noviembre.

El 10 de noviembre anterior Montes de Oca firmó, junto a más de una decena de sacerdotes católicos, una carta pública pronunciándose a favor de la “justicia, la libertad y la paz” en Cuba.

La misiva estaba dirigida a las autoridades civiles y militares del régimen y a "todos aquellos que han sido convocados para reprimir la marcha ciudadana del 15 de noviembre". 

Por sus posturas críticas con el régimen cubano, en septiembre anterior su casa parroquial fue agredida.

El religioso catalogó el suceso como "una agresión de fuerte violencia simbólica contra mi casa parroquial". Los agresores no identificados lanzaron dos huevos contra una de las paredes de su parroquia y dejaron un mensaje escrito: "Gusano asqueroso".

En enero de 2021 el padre Montes de Oca también redactó junto a otros sacerdotes el mensaje titulado "He visto la aflicción de mi pueblo". El documento refleja la crisis política, económica y social que vive el país, habla de nuestra realidad presente, declaró entonces.