Jacob Forever responde a la polémica en su contra

Tras el anuncio de la ciudad de Hialeah de cancelar la presentación de Jacob Forever, Señorita Dayana y El Micha en el concierto del 4 de julio, el reguetonero cubano reaccionó en las redes para expresar su descontento sobre la decisión de la ciudad de sacarlo de la lista de artistas que participarían en el concierto gratuito.

Los reguetoneros son fuertemente criticados por presuntamente apoyar al régimen cubano y la controversia en Miami se genera principalmente por el uso de fondos públicos para pagarle a estos artistas.

Según una publicación en el muro de Facebook el artista "es residente del sur de la Florida hace más de 3 años por lo cual el llamado Intercambio Cultural no corresponde en su caso".

“Me duele que se tome una medida basada en argumentos en mi contra, que además no son reales. Francamente lamento mucho esta cancelación y tengo fé que todo se aclarará en su momento. Ante todo, pido disculpas a mi público porque en contra de mi voluntad, no podré estar con ellos el 4 de julio como tenía previsto", expresó el reguetonero. 

Tras la decisión de la ciudad de suspender el concierto, la ciudad informó que los artistas que se presentarán en el concierto gratuito serán Albita y Willy Chirino.

Por su parte varios integrantes del club republicano de Hialeah han publicado en redes sociales fotos en las que aparece el alcalde Carlos Hernández con Jacob Forever y Señorita Dayana. 

En sus declaraciones Forever sin aclarar su posición política con respecto al régimen de la isla también publicó, “Miami para mi es mi casa. Aquí vivo junto a mi familia. Es tiempo de poder cantar sin fronteras a todos los que quieren escuchar mi música y espero que esto se aclare y sepan que como residente de este gran país cuento con el derecho de poder trabajar, a eso vine y por esto lucho dia a dia."

El próximo martes habrá una protesta en la sede del ayuntamiento de Hialeah para exigirle al alcalde  Hernández que revele cuánto dinero de los contribuyentes ha gastado para pagarle a artistas que supuestamente son simpatizantes del régimen cubano.