Fallece en Nueva York la diseñadora cubana Isabel Toledo

La diseñadora de moda y vestuario cubana Isabel Toledo ha fallecido en un hospital de Nueva York a los 58 años, tras llevar tiempo enferma de cáncer de mama.

Toledo se formó en algunas de las escuelas de moda más prestigiosas del mundo: el Fashion Institute of Technology y en Parsons School of Design, donde se matriculó siendo todavía una adolescente nada más mudarse a New Jersey desde su Cuba natal, donde nació en 1961. Presentó su primera colección en el año 1985. Aunque fueron muchos sus logros durante la década de los 80 y 90 y fue la directora creativa de la firma Anne Klein en 2005, su fama internacional llegó cuando diseñó el traje que lució Michelle Obama en la toma de posesión de su marido Barack, en la primera legislatura en el año 2008: un vestido verde lima con un abrigo a juego que recibió muy buenas críticas y se ha quedado grabado en la memoria de millones de personas. Tras ese primer diseño Toledo vistió en numerosas ocasiones a Michelle Obama.

A excepción de sus colaboraciones con la ex Primera Dama demócrata, Toledo fue una diseñadora que huyó del mainstream tanto en sus diseños como en la forma en la que los presentaba. En los 90 decidió cambiar las pasarelas por los museos para presentar sus colecciones. Obsesionada con las estructuras de los patrones, las formas y los tejidos describió su trabajo como “unas románticas matemáticas”.

Sus compañeros de profesión y los críticos de moda más importantes del mundo han expresado su admiración y tristeza por su pérdida. Vanessa Friedman, del New York Times, ha dicho de ella que “estará en los libros de Historia”. Narciso Rodríguez confesó en una entrevista con Vogue que era un gran fan de la creadora. “Admiro su técnica, su individualidad y su ojo increíble”.

Toledo recibió durante su carrera el National Design Award from the Cooper Hewitt y estuvo nominada al Tony por su trabajo en el diseño de vestuario del musical After Midnight.

Isabel Toledo y su marido, el artista e ilustrador Ruben Toledo, eran inseparables y colaboraban en diferentes disciplinas artísticas. Comenzaron su relación en el instituto de Nueva Jersey donde ambos estudiaron y desde entonces nunca se separaron, formando uno de los dúos creativos más originales y queridos de Nueva York.