Rubén Blades a Michelle Bachelet: ni en Cuba ni en Venezuela hay democracia

El cantautor panameño se encaró con la ex presidenta chilena tras razonamientos políticos en América Latina y dejó su opinión sobre la isla
Rubén Blades
 

Reproduce este artículo

El cantautor panameño Rubén Blades afirmó a través de su perfil en Facebook que lamentaba diferir con figuras como su amiga y ex-presidenta de Chile, Michelle Bachelet en temas concernientes al panorama político de América Latina.

Blades apoyó públicamente las gestiones del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, tras la destitución de algunos jueces en su lucha contra un sistema de alianzas sumamente "corrupto". El músico reiteró además que basta de comparar estas acciones con las de regímenes dictatoriales como los de Cuba y Venezuela.

“Y si el pueblo que vota es el pueblo que apoya a su presidente o presidenta cuando ordena la depuración de sus corruptos órganos de administración, no invoquen a Cuba, o a Maduro, ni en Cuba ni en Venezuela hay democracia”, afirmó Blades.

Blades no aprueba que se compare a Bukele con el dictador venezolano, Nicolás Maduro, quien "desconoció a un Órgano Legislativo electo por el voto popular, porque ese poder era contrario a su ambición dictatorial". Este reiteró que Maduro había creado una nueva Asamblea con el apoyo de una Corte Suprema “plegada a su interés y alcahueta de sus intenciones antidemocráticas".

El autor de temas antológicos como “Pedro Navaja” refutó las denuncias de sectores salvadoreños, de representantes de organismo internacionales y de algunos Gobiernos de que Bukele ha socavado la democracia y roto la separación de poderes en El Salvador tras la destitución de los jueces del Supremo y del fiscal general.  

"La 'separación de poderes' no existe en un país controlado por la corrupción", afirmó, y recalcó que "fue un Congreso debidamente electo democráticamente el que expidió la orden destituyendo a los magistrados".

Argumentó que, en el caso de El Salvador, hay pruebas de que la corrupción es un problema "institucional y no se limita a un solo grupo ideológico", ya que ha envuelto tanto a funcionarios del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) como del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMNL, izquierda) que dominaron el poder político tras el fin de la guerra interna en 1992.

"No sé qué va a hacer Bukele en el futuro. No sé si se convertirá en otra versión de Maduro, otro dictador más para una Centroamérica que ha visto más dictaduras que tranquilidades. Solo sé que en el 2021, salir de un corrupto sistema judicial es un imperativo para la mayoría de los países latinoamericanos, Panamá incluido", concluyó.