Ana de Armas sobre la estela de la fama
Le gustan los retos, aunque se siente su acento latino en el inglés, no ha dejado de mejorarlo desde que llegó a Estados Unidos.
Sin comentarios...

Ana de Armas llegó a Estados Unidos sin dinero, ni relaciones, pero con una idea fija en la mente: convertirse en una actriz respetada haciendo lo que le gusta. Logró lo que quería no sin esfuerzo y hoy, esos ojos gatunos y labios sensuales frecuentan los montajes de Hollywood, con un futuro prometedor por delante.

En Navidad estrenará Knives Out, Entre navajas y secretos, como la han bautizado en España, donde habitúan a cambiar el nombre a todo y hacer malas traducciones.

Ana lleva años pasando de un papel a otro sin parar; según contó a Associated Press se dará un respiro tras Knives Out. Rodó la próxima cinta de James Bond, No Time To Die (Sin tiempo para morir); el filme sobre Marilyn Monroe Blonde, en el que interpreta a la femme fatale, y otra sobre el difunto diplomático de Naciones Unidas Sergio Vieira de Mello.

Le gustan los retos, aunque se siente su acento latino en el inglés, no ha dejado de mejorarlo desde que llegó a Estados Unidos. Cuando su primera audición no entendía ni la mitad de lo que le decía el coach. Pero aquí está, perseguida por las fans y abriéndose camino en la industria.

“Tenía claro desde siempre que la razón por la que bien a este país no era obtener un título de inglés, sino actuar. Forcé a mis representantes a enviarme a audiciones y reuniones a pesar de que no entendía casi anda”, declaró.

Por esa época De Armas vivía rentada con un amigo con el que compartía cama, luego de llegar a Los Ángeles tras 8 años en España.

Su gran oportunidad llegó mientras esperaba en el valet parking de la agencia CAA, la productora Colleen Camp la divisó y comenzó a tomarle fotos mientras le gritaba que tenía que conocer de inmediato al cineasta Eli Roth. Estaban haciendo casting para el thriller Knock Knock (El lado oscuro del deseo) con Keanu Reeves, pero de Armas estaba literalmente en camino al aeropuerto. Logró reunirse con el director, con su maleta en mano, y llegó a tiempo a su vuelo. Al día siguiente firmaron contrato.

Knock Knock le abrió las puertas a otras oportunidades. Consiguió un papel en War Dogs (Amigos de armas) de Todd Phillips y luego en Blade Runner 2049, como la novia-holograma de Ryan Gosling. Así fue como Andrew Dominik pensó en ella para el papel de Marilyn.

Por el momento, parece exhausta aunque no será por mucho. Mientras, en 2020, dice que tomará un descanso para volver al gran ruedo.