Triunfalismo oficialista en balance económico anual
Díaz-Canel asegura que el desempeño de la economía cubana en 2019 es meritorio, y el Ministro de Economía considera una victoria no decrecer
Presidente Díaz-Canel y Alejandro Gil, Ministro de Economía
 

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel aseguró este martes en la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular que el desempeño de la economía cubana en 2019 ha sido meritorio y que se han conseguido sortear las sanciones y medidas coercitivas impuestas por la administración estadounidense.

En un sorprendente balance optimista de los principales indicadores económicos del país, seriamente afectados, Díaz-Canel aseguró que “se han derrotado los planes del imperio",  y que "crece la confianza, el optimismo, la seguridad, la decisión y el compromiso”.

“Ante cualquier amenaza, hemos resistido, luchado y encontrado soluciones emancipadoras. La unidad se plantea fundamental”, agregó el mandatario cubano, tras vincular el destino cubano a la situación del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

También hizo alusión a las restricciones de combustible experimentadas en septiembre y octubre, período en el que la isla dispuso de menos del 50% de lo planificado, aunque se garantizó la totalidad para la generación eléctrica. “Para que no hubiera apagones la economía funcionó con menos del 30%”.

De acuerdo con Díaz-Canel, tal situación provocó que disminuyeran los ritmos de cumplimiento de determinadas actividades y se paralizaran inversiones de algunos programas. No obstante, según el mandatario, "en Cuba no se aumentaron los precios de los productos, ni se hicieron recortes presupuestarios con el cierre de escuelas y hospitales".

Tras hacer un balance triunfalista de indicadores críticos como la situación de la vivienda y del turismo en el país, el presidente cubano dijo que para 2020 será esencial proponer e implementar todo lo que permita dinamizar y quitarle trabas a la economía. Mencionó también la necesidad de perfeccionar el sistema empresarial y de ir creando las condiciones para poner en práctica temas pendientes recogidos en la nueva Constitución y los Lineamientos.

Recordó las 28 medidas aprobadas para el fortalecimiento de la empresa estatal socialista, así como los beneficios a los exportadores.

También se plantea inaplazable, dijo, "que el sistema de Comercio Interior del país sea más robusto, que satisfaga mejor las demandas y funcione mejor, en tanto, los trabajadores se sientan más comprometidos".

Otra tarea, según Díaz-Canel, es seguir avanzando en la creación de las condiciones para la unificación monetaria y cambiaria, así como potenciar el tratamiento a la deuda y su gestión.

Por su parte, el Ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, abandonó el reporte positivo de otros informes para insistir en el recrudecimiento del embargo norteamericano y considerar como un mérito el hecho de que la economía cubana no decrezca este año, en medio de una desaceleración global.

La mayoría de los analistas, sin embargo, creen que la manipulación oficial de los indicadores económicos encubre una recesión técnica de la economía cubana.

Según Gil, para 2020 se prevé que el Producto Interno Bruto de Cuba crezca, a precios constantes, en el entorno del 1%, lo cual coincide con lo proyectado para la primera etapa (2019-2021) del Plan de Desarrollo hasta 2030, según informó el titular del MEP.

Gil abundó que ese objetivo “se alcanza ajustado a nuestros recursos, sin incrementar el endeudamiento externo del país”, en tanto “requiere de un gran esfuerzo, disciplina y búsqueda de alternativas”.