Rusia suspende modernización del ferrocarril hasta que mejore situación económica de Cuba

El historial de deudas del régimen cubano es archiconocido y tras la crisis económica actual, el viejo aliado Rusia, le aplicó pausa a esta inversión de 2.314 millones de dólares
Trenes en Cuba
 

Reproduce este artículo

La compañía RZD (Ferrocarriles de Rusia) suspendió la modernización del ferrocarril de Cuba hasta que la situación financiera de la isla mejore, amplió en una nota la revista estatal rusa Sputnik.

“Hemos tenido que suspender nuestro proyecto de modernización integral de la infraestructura ferroviaria cubana debido a las dificultades económicas y las restricciones de cuarentena en la isla, pero esperamos reanudar las obras después de que la situación se haya estabilizado", declaró el director general adjunto de RZD, Serguéi Pávlov, al diario Gudok de esa misma empresa.

Dicho proyecto preveía el diseño, la reparación y la modernización de más de 1000 kilómetros de la infraestructura ferroviaria cubana con materiales, tecnologías y equipos de producción de ese aliado del régimen.

Igualmente pensaba crear un centro único de control de circulación de trenes y la formación del personal cubano en los principales centros educativos de transporte de Rusia, para que pudieran manejar dicha maquinaria.

Aunque anunciaron que volverían a retomar el proyecto en “cuanto se pueda en 2021”, no sería la primera inversión rusa que se quedaría a medias en la isla, sobre todo por la poca seriedad en los negocios de la parte cubana.

El historial de deudas del régimen es archiconocido y tras la crisis económica actual, el viejo aliado Rusia, le aplicó una pausa en esta inversión de 2.314 millones de dólares.

Hace apenas una semana llegaban a la Isla las últimas locomotoras rusas para este proyecto que finalmente se detuvo. Arribó un lote de siete locomotoras TGM-8KM fabricadas por la empresa rusa Sinara, en total deben llegar a Cuba en el año venidero, 75 máquinas.

“El resultado es que las otras 53 locomotoras que forman parte de este contrato y que ya se explotan en Cuba, participan en los principales tráficos de transportes del ferrocarril”, dijo el ministro cubano de Transporte, Eduardo Rodríguez.

"Lamentablemente es la única entrega de locomotoras este año, pero estamos seguros de que el año próximo será más fructífero, porque según el contrato deben fabricarse y enviarse a Cuba 75 locomotoras (60 ya en la isla), así que los planes de colaboración son importantes en la esfera de los ferrocarriles, no solamente con Sinara, sino con otras importantes empresas rusas que tienen proyectos y esperan continuar desarrollándolos”, señaló a Sputnik, el representante comercial de Rusia en Cuba, Alexander Bogatyr.

En febrero de este año, la Federación de Rusia y Cuba acordaron nuevas inversiones bilaterales por valor de alrededor de mil millones de euros. Además de las inversiones en ferrocarriles, Rusia quería modernizar la industria de "Antillana de Acero" y renovar varias centrales eléctricas de la era soviética, que todavía se benefician del petróleo pesado de Rusia. Además buscaban inversores en la industria textil de la isla. Pero todo se ha quedado en nada.