Madres y esposas de presos políticos piden libertad desde La Güinera

Un grupo de madres y esposas, que se declaran “revolucionarias”, pidieron desde uno de los barrios más afectados por la represión que el régimen les devuelva a sus familiares.
Cubanas-11J.jpg
 

Reproduce este artículo

Un grupo de madres y esposas, que se declaran “revolucionarias”, pidieron al Gobierno que libere a sus familiares encarcelados tras las protestas del 11 de julio debido a lo “exagerado” e “injusto” de sus condenas.

Desde La Güinera, uno de los barrios de La Habana que se levantó contra el régimen, las mujeres recordaron que sus hijos, esposos y hermanos enfrentan condenas de hasta 25 años, a pesar de que ninguno tiene antecedentes penales, según explicaron.

“Nosotras hemos hecho cartas. Nosotras no somos contrarrevolucionarias. Hemos ido por todos los canales habidos y por haber. Hemos cumplido con todos los procedimientos y nadie nos ha escuchado y nos han citado en la Fiscalía, pero nadie nos da respuesta (...) Estamos pidiendo que se nos escuche, que se alce la voz”, declaró una de las cubanas, quien se identificó como trabajadora del Ministerio del Interior.

“Ellos no pueden ser condenados a 20 ni a 25 años de privación de libertad porque ellos no son delincuentes. Tienen que leerse su historial, tienen que ser profundos en la investigación de estos compañeros”, agregó.

El grupo Justicia 11J, que compartió el video, precisó que los manifestantes de La Güinera son acusados del delito (contra la Seguridad del Estado) de sedición, “por el que 141 personas pudiesen enfrentar hasta 30 años de cárcel (o la muerte) por los hechos de julio".

“Es injusto lo que están haciendo con estos jóvenes. Por tanto y demás, yo opino, por favor, que el mundo entero se una y nos apoye. Y principalmente, nosotras necesitamos que el presidente de este país, Miguel Díaz-Canel, nos escuche. Y no somos contrarrevolucionarias”, recalcó la cubana.

La organización independiente cubana Cubalex señala que de 1292 personas detenidas en relación con las protestas del pasado 11 de julio, al menos 673 siguen en las cárceles de la isla.

De acuerdo con la organización, solamente 91 manifestantes han sido liberados con multas, 314 tienen peticiones fiscales de entre uno y 30 años de privación de libertad, 122 de ellos por cargos de sedición, y 24 han sido procesados en juicios ordinarios.

La organización de derechos humanos Prisioners Defenders (PD) reportó que el mes de noviembre concluyó con 712 personas encarceladas por motivos políticos en Cuba, 562 de las cuales tienen relación con la ola represiva desatada por el régimen tras las manifestaciones antigubernamentales del 11 y 12 de julio.