Cubana desesperada con su hija enferma por negligencia médica
Esta semana, las autoridades del régimen se las llevaron para un centro de aislamiento por sospecha de COVID-19, cuando nunca antes se han preocupado por su precaria situación
 

Reproduce este artículo

Yusimy Ferreira de la Cruz es una madre cubana de dos niñas, que vive en La Habana en pésimas condiciones y cuando único aparece el régimen es para llevársela a un centro de aislamiento para sospechosos de COVID-19.

"Me quieren llevar para un centro de aislamiento, para eso sí rápido tengo solución, pero para pañales y comida para mi hija, para eso no tengo solución, para eso el país no hace nada por mí", comentó en video mientras llegaban autoridades a trasladarlos.

La mujer de 35 años, residente en el municipio Regla, La Habana, ya había denunciado la situación de su hija de 15 años que tiene una parálisis cerebral por negligencia médica y nunca recibieron una compensación.

 

 

El único "beneficio", si se le puede llamar así, es una pensión mensual de 237 pesos cubanos (9 dólares), que no le alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

Además tiene una niña más pequeña, de 7 años, que necesita alimentación y cuidados.

"Tengo a mi hija hace dos meses con unas escaras que no se le sanan porque no tienen pañales desechables. No tengo gas ni dinero para comprarlo. Estamos a base de pan con aceite y sal", añadió Ferreira de la Cruz.

Señaló que estaba cansada de que el gobernante Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro no pasaran trabajos ni tuvieran problemas como ella.

La cubana está bajo tratamiento psiquiátrico porque ha atentado dos veces contra su vida. Se le cae el pelo y pese a ser débil visual tiene unos espejuelos rotos.

Los interesados en conocer más detalles de su caso pueden localizarla en la calle Facciolo #109, entre Martí y Máximo Gómez.