Cuba quiere potenciar su producción tabacalera
Las plantaciones de tabaco de la variedad Burley se incrementarán en la provincia occidental de Pinar del Río, dijo el presidente de Cubatabaco
Cuba tabaco

Cuba potencia la producción de tabaco, uno de sus principales productos exportables que podría elevar los ingresos en 2020, con el cultivo de la variedad Burley para la elaboración de cigarrillos y la creación de nuevos centros de procesamiento de la planta.

El presidente del grupo empresarial Tabacuba, Justo Luis Fuentes, anunció que se trabaja en potenciar la producción del tabaco Burley con un proyecto para plantar hasta 10.000 hectáreas de esa variedad, destacan este lunes medios estatales de la isla.

"El país produce más tabaco negro que rubio, pero vamos a impulsar", dijo el directivo de la empresa que gestiona la actividad del sector en todas sus fases, desde la producción agrícola, preindustrial e industrial hasta la comercialización, logística y desarrollo del producto.

Fuentes precisó que las plantaciones de tabaco Burley -que reporta buena calidad con alto porcentaje de nicotina y buena combustibilidad- se incrementarán en la provincia occidental de Pinar del Río, la mayor representante de este cultivo en el país, y también en otras zonas productoras del sector.

En Pinar del Río fueron inaugurados en los últimos días un centro de capacitación, un almacén con capacidad para resguardar 120 toneladas de la hoja, diez cámaras de cura del también llamado tabaco rubio y tres instalaciones de procesamiento de tabaco en rama, considerado un elemento clave para aumentar la exportación.

 

Esos centros están ubicados en los municipios de Mantua, Minas de Matahambre y Guane y se suman a otros cinco existentes en la provincia, que produce el 70 % del tabaco cubano y donde está programada en la actual campaña la siembra de casi 20.000 hectáreas del cultivo.

El ministro cubano de Economía, Alejandro Gil, consideró a finales de este mes durante la última reunión del Parlamento que un incremento de las ventas de tabaco reportaría unos 300 millones de dólares en ingresos al país.

Cuba recolectó más de 30.000 toneladas de tabaco -por segundo año consecutivo- en la cosecha de 2018, cuando se elaboraron en la isla unos 300 millones de puros habanos torcidos a mano -su producto estrella-, casi 100 millones de ellos con destino a la exportación.

También se produjeron más de 130 millones torcidos a máquina y 14.000 millones de cigarrillos.

La industria del tabaco representa el cuarto sector que más ingresos aporta al producto interno bruto (PIB) de Cuba, y las ventas por exportaciones llegaron en 2018 a casi 260 millones de dólares.

El sector emplea a unos 200.000 trabajadores en la isla, que se elevan hasta los 250.000 en el pico de la cosecha.