Cardenal Jaime Ortega, “estable” dentro del estado de gravedad
El Arzobispado de La Habana publico este jueves un nuevo parte sobre la salud del cardenal Jaime Ortega en el que señala que se mantiene estable dentro de su estado de gravedad.
Cardenal Jaime Ortega, “estable” dentro del estado de gravedad
 

Reproduce este artículo

El Arzobispado de La Habana publico este jueves un nuevo parte sobre la salud del cardenal Jaime Ortega en el que señala que se mantiene estable dentro de su estado de gravedad.

En estos momentos el Cardenal se encuentra estable en el orden hemodinámico, y se mantiene un estricto cumplimiento de las indicaciones médicas por parte del equipo de enfermeros que se encargan de su atención”, indica el comunicado.

Su estado es de gravedad pero no ha habido nuevas complicaciones de importancia”, agrega el texto firmado por el Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de La Habana.

El mensaje invita igualmente  a los feligreses a que se unan en la misa que se celebra todos los días a las 4:00 p.m. para rezar por la salud del Cardenal.

Jaime Ortega Alamino nació el 18 de octubre de 1936 en Jagüey Grande, Matanzas. Fue ordenado sacerdote en 1964,  Arzobispo en 1979, y Cardenal en  1994.

Tras más de tres  décadas ejerciendo como Arzobispo de La Habana dejó el cargo en  2016, el cual fue ocupado por el Juan de la Caridad García, quien estaba alfrente del Arzobispado  de la provincia  Camagüey.

Ortega sirvió de anfitrión en Cuba a los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, quien elogió sus funciones como Arzobispo de la capital cubana.

Aún en tiempos delicados no ha escatimado esfuerzos para fomentar la reconciliación en el seno de la sociedad cubana y para abrir caminos de diálogo entre Cuba y otros países”, expresó  el Papa Francisco, sobre el entonces máximo líder de la Iglesia Católica en Cuba.

Ortega ha sido reconocido especialmente por su impulso al diálogo con el  gobierno del entonces presidente Raúl Castro, el cual  condujo en 2010 a la liberación de decenas de presos políticos, entre los que habían varios detenidos pertenecientes al  grupo de los 75 opositores y periodistas independientes  condenados  a penas de más 20 años de prisión en 2003 en lo que se llamó la “Primavera Negra”.

Ortega desarrolló un fecundo trabajo para el restablecimiento entre las relaciones diplomáticas  entre Cuba y Estados Unidos y recibió en 2016  al entonces presidente Barack Obama durante su histórico viaje a Cuba.