"Tengo una bandera colgada en mi cuarto", poemas de Ariel Maceo

Este miércoles, ADN Cuba comparte una selección de poemas del también fotógrafo, Ariel Maceo Téllez, fundador de Demóngeles:

 

Este es un poema para dormir

Tomar cerveza y dormir.
Comer chocolate y dormir.
Singar y dormir.
Vomitar y dormir.
Este es un poema para los que viven muertos.
Para mí/ para ti/ para ustedes
Este poema es para dormir y despertar en un país de cadáveres
el mismo país donde despiertas todos los días
porque eres un cadáver.
Y lo seguirás siendo hasta que no hagas algo al respecto.
Así que levanta el culo de la cama y haz algo al respecto.
Despide a la puta
arregla el inodoro
no vayas a votar
muévete
báñate.
Pinga, haz algo.
Eres un ser vivo que respira
aunque el país te diga lo contrario
aunque nunca te hayas tomado la pastilla roja
aunque tu monstruo te haya dejado solo.
Levanta el culo de la cama.
Bébete un café/ olvida este poema para dormir.
Sale a comerte el mundo
ya yo lo estoy haciendo.
Así que muévete imbécil/ porque ya vas tarde.

 

Tengo una bandera colgada en mi cuarto

Está rota
Desteñida.
Tiene los retazos de una guerra títere
orquestada.
Una guerra ensayo para regalarnos la fiesta de los muertos que bailamos ahora.
Tengo una bandera en mi cuarto
sucia 
mosqueada.
Ejemplo vivo de que la mierda de los perros sirve de abono.
Ejemplo vivo de que la cola del pan solo sirve para dos cosas.
Tengo una bandera en mi cuarto 
que hondea bien puta para las aspas del ventilador
y se relame los labios cuando llega alguna señorita.
Tengo una bandera colgada en mi cuarto
cabrona
violada. 
Sí 
un día hace años
unos tipos se la violaron.
Y mi bandera muestra sus cicatrices sin penas
entre risas
a ella le encanta el desparpajo.
Se le activan los sentidos cuando me preguntan
Remenea las nalgas como la chica del perro sucio blanco de Bukowski.
Tengo una bandera colgada en mi cuarto
humilde
cubana
y grita.
Grita como el cuadro de Munch
grita como mi vecina loca
solo que su grito
es como el de aquel cerdo al que le rompí el corazón en diciembre pasado.


La desconocida

Entra en la sala 
Ensucia sus manos con el polvo del mueble
Tose.
Sonríe a sus muñecas rusas
a las viejas arañas.
La brisa del mar acaricia su pelo
eriza sus pezones.

Recoge su violín del suelo 
olvidado
oxidado.
Despierta a los que viven en la sombra:
En la cafetería de enfrente una mujer llora. 
Dos chicas se besan en la acera. 
Un padre fuma antes de empezar la misa.
La música brota del violín inundando sus manos de sangre.
Le humedece el vestido 
cierra los párpados 
cae.
Por ahora no abrirá los ojos
dejará que la brisa la acaricie
la abrace
la muerda
la bese.
Por ahora no abrirá los ojos
sabe desde su niñez que la irreverencia es una mujer indecente 
que no cierra las piernas
y que esta Habana 
es un tren que siempre se descarrila a la misma hora.


Lo siento por ustedes

Pero es odio
no otra cosa.
Es odio por el sol 
los goles en contra
las lentejas
los que dictan
las mariposas.
Es un odio detestable y sucio
Por los que esperan 
los que no quieren ver
las balsas. 
La frontera.

A veces ese odio desaparece
cuando mis dedos se humedecen entre las piernas 
de la mujer que ahora miro
desaparece
cuando sin desperdiciar nada
mi lengua saborea los jugos de ese espacio caliente 
que voy a penetrar con toda mi enormidad 
que voy a penetrar despacio 
con ganas. 
Y todo para olvidarme del odio 
que siento cuando escucho aquella canción
que no cito por vergüenza 
o porque pierdo mi erección si me desconcentro
o simplemente 
no la cito porque la revolución sí lo hace 
y yo no quiero problemas.


Soldado

Un día
van a venir a atacarte con todo
cuchillos 
pistolas
bazucas
un ejército.
Un día te van a mandar a la guardia pretoriana
Te van a mandar al 5to de caballería
a los dragones verdes
te van a mandar a los espartanos
a los cruzados
te van a mandar a Suicide Squad
los boinas negras.

Un día 
te van a atacar con todo
Te van a lazar bombas de Napalm
Hidrogeno
Atómica.
Te van a bombardear con los cañones del Santísima Trinidad
te van a bombardear como todas las mañanas en Somme
te van a bombardear como a la compañía Easy en Bastosne
te van a bombardear como a Londres
te van a bombardear como la columna 9 en la Sierra
como a Nagasaki.

Un día
te van a atacar con todo
en una mañana calurosa de un agosto caribeño.
Te van a asaltar como los Uno a la Muralla China
como los Nazis a Stalingrado
como los aliados a Normandía
como los muertos a Invernalia
como las tropas de Agramonte a Camagüey
como los franceses al Hormiguero
como Elpidio Valdez a Jutia Dulce.

Un día 
van a venir a atacarte con todo
cuchillos 
pistolas
bazucas
Un ejército
y tú
puto cabrón
vas a sobrevivir
pinga.