Ellen DeGeneres vuelve al espectáculo entre acusaciones y disculpas
La comediante de 62 años comenzó la 18 temporada de su famoso show con un mea culpa por las acusaciones de racismo y acoso laboral que ha recibido de sus ex empleados
Ellen DeGeneres
 

Reproduce este artículo

Ellen DeGeneres, de 62 años, regresó a la pantalla chica el lunes tras las acusaciones de empleados y antiguos trabajadores de un ambiente laboral tóxico. Durante el monólogo del estreno de la temporada 18 de su programa, se disculpó por lo que ocurrió detrás de escena y prometió a los espectadores que ella es la persona que “ven en la televisión”.

En su monólogo, sin embargo, hizo bromas sarcásticas sobre lo “fantástico” que había sido su verano y cómo estaba tratando de trabajar en su paciencia, o falta de ella. Sus palabras no cayeron bien a los ex empleados que denunciaron los malos tratos que recibieron de la producción cuando formaron parte del programa.

“Cuando dijo ‘Oh, mi verano fue genial’ y se suponía que era gracioso, pensé: ‘Es gracioso que tuviste un verano difícil porque todos estaban contando todas las acusaciones de tu entorno laboral tóxico y ahora tú eres la que sufre?”, dijo un ex trabajador de “The Ellen DeGeneres Show” en declaraciones a BuzzFeed News.

Los ex empleados también se sintieron insultados por las “bromas inapropiadas” de DeGeneres en su monólogo, dado que muchos compañeros habían denunciado conducta sexual inapropiada contra tres ex productores.

Aunque los ex empleados de DeGeneres se sintieron insatisfechos con su intento de expiación, un empleado actual encontró su monólogo impresionante. “Es un poco sorprendente que se discuta esto en su programa”, compartió la empleada. “Pasar de un entorno en el que no se dice nada y todos mantienen la cabeza gacha, a ahora, cuando es el tema de su primer programa, es bastante sorprendente”.

“Si creo o no en este mensaje que ella está diciendo es otro tema”, añadió.

Fuentes cercanas al programa le dijeron a Page Six que el ambiente en el set ya se siente diferente y los empleados que están trabajando para el programa (hay más de 250) están felices de estar de regreso.

También se dijo que antes del estreno, DeGeneres mantuvo numerosas charlas de Zoom con sus empleados para verificar y asegurarse de que fueran escuchados y valorados. Está más “comprometida que nunca”, dijeron fuentes al citado medio.

“Sé que estoy en una posición privilegiada de poder y entiendo que eso conlleva una responsabilidad, y asumo la responsabilidad de lo que ocurre en mi programa”, dijo la presentadora y comediante en un video publicado el lunes.

Además, la comediante ha respondido a quienes la acusan de ser una persona distinta tras las cámaras. “Esta soy yo y mi intención es siempre ser la mejor persona que pueda ser, y si alguna vez le he fallado a alguien, o he herido sus sentimientos, lo siento mucho. Si ese ha sido el caso, entonces me he traicionado a mí misma y me he hecho daño, porque mi intención siempre es crecer como persona”, ha subrayado.

DeGeneres, comediante e ídolo gay, provocó un escándalo en el mundo del espectáculo al recibir acusaciones de racismo, maltrato y acoso sexual de su personal en “un ambiente tóxico de trabajo”, hechas por empleados suyos.