Viral: esperó 3 meses fuera del hospital del que nunca salió su dueño
Las mascotas también han sufrido importantes pérdidas con la COVID y la historia del perro Xiaobao lo confirma. Su dueño entró con COVID a un hospital y él lo esperó afuera por tres meses, su dueño murió a los 5 días del ingreso
Perrito espera dueño
 

La historia del perro Xiaobao ha conmovido al mundo, debido a su lealtad, luego que el New York Post publicara un trabajo al respecto.

Xiaobao esperó por varios meses afuera de un hospital chino a su dueño, un pensionado que había ingresado grave por complicaciones del COVID-19, pero que luego de cinco días el hombre había perdido la vida.

Obvio, el perro no lo sabía y estuvo esperándolo durante tres largos meses en las afueras del hospital, hasta que abrieron la ciudad de Wuhan, epicentro del inicio de la pandemia a nivel global.

Según el diario, la señora Wu Cuifen, quien está a cargo del supermercado que hay en la primera planta del hospital Wuhan Taikang, en China, vio que el perro deambulaba diariamente por la zona, pero no sabía por qué.

“Noté por primera vez al perrito cuando regresé a trabajar a mediados de abril. Me dijeron que su dueño, un pensionado, fue admitido con el coronavirus. Luego falleció, pero Xiaobao no lo sabía y se quedó en el hospital buscándolo. Nunca dejó el hospital. Fue increíblemente conmovedor y algo tan leal”, dijo la mujer emocionada.

Wu Cuifen contó al citado medio que lo primero que hizo fue intentar alejarlo de la zona, pero que el animal, de aproximadamente 7 años, siempre regresaba al hospital a esperar a su dueño.

Con el paso de los días los médicos y las personas que pasaban por el hospital terminaron alimentándolo, y ella lo bautizó como Xiaobao, que significa “Pequeño Tesoro”.

“Cada mañana, cuando abría, Xiaobao estaba allí esperándome y me despedía al final de cada día. Aunque no puede hablar entendemos que todavía está esperando a su dueño”, mencionó Wu Cuifen.

No obstante, debido a las quejas del personal médico, el perro terminó en la Asociación de Protección de Pequeños Animales de Wuhan, quienes ahora le brindan alojamiento y están a la espera de que sea adoptado.