Exclusiva: Shiina, del reguetón a la balada, convertida en “Una nueva Mujer”
En su primer disco como solista ,"Una nueva mujer”, la polifacética y exitosa cantante cubana interpreta algunos de los géneros que ha defendido a lo largo de su carrera, pero ésta es “una propuesta para el público al que le gusta escuchar, para el público que se enamora”.
 

Reproduce este artículo

La joven y bella cantante cubana Shiina, ha sorprendido al mundo de la música cubana con su primer disco como solista, no por su calidad vocal, que es un hecho probado, sino porque rompe con “la moda” actual, donde todo el mundo parece estar metido de lleno en la que se ha dado en llamar música urbana, para sacar una producción “principalmente de baladas”. Y es que, aunque en "Una nueva mujer” la polifacética cantante interpreta algunos de los géneros que ha defendido a lo largo de su carrera, ésta es “una propuesta para el público al que le gusta escuchar, para el público que se enamora”.

El camino musical recorrido hasta ahora ha sido largo, desde sus comienzos en los años 2000, siendo muy jovencita, con el cuarteto  de pop Los que llegaron 1ro, que tuvo un gran éxito en las escena cubana, con el tema “Canción del Verano”, que en 2004 sonó en toda Cuba, y fue un exitazo en España, hasta su paso por la legendaria agrupación de mujeres Anacaona, que fue “una parte importante en la formación  que no tuve  en la  escuela”.

Tras su salida de Anacaona, luego de varios años en la orquesta, lanza su carrera en solitario, y es ahí cuando pierde su nombre natural. “La gente me identificaba como “la china”, por mis rasgos faciales y no por mi nombre, entonces fue cuando decidí dejarlo como nombre artístico, para mantener esa empatía con el público, y a partir de ahí dejé de ser Yoana Álvarez y me convertí en Shiina”.

En exclusiva para ADNCuba, le preguntamos si cree que los géneros de la música cubana, como la timba, han sido desplazados por el reguetón de manera irreversible. “Creo que para la nueva generación  ha dejado de tener el protagonismo  que tenía antes. Algunos géneros son atemporales, nunca pasan de moda, pero no siento que lo hayan desplazado del todo. Sigue habiendo público para  todo, pero en estos tiempos el protagonismo es de los géneros urbanos”.

Pensando en cómo la muerte de El Dany, del dúo Yomil y el Dany, provocó una verdadera explosión de dolor popular en la isla, incluso con una gran manifestación de sus fanáticos en las calles del barrio habanero donde residía el cantante, seguimos indagando en el tema: cuando caminas por las calles de Cuba, lo único que escuchas en todos lados es reguetón, o ese género cubano llamado raggamorfa, que es una fusión entre el dembow jamaicano y la clave cubana. ¿Crees que si un artista hoy día quiere “pegarse” tiene que hacer música urbana?

“Es relativo. Nunca sabes qué va a funcionar. Es una caja de Pandora y 2 fórmulas:  hacer lo que está de moda, lo que todos hacen, puede que funcione, o puede que sea más de lo mismo. O hacer lo que tú sientas, lo que te gusta, porque a veces lo diferente llama la atención. Si lo que te gusta coincide con lo que está de moda, pues bien. Si no, pues a veces hacer algo diferente puede hacer la diferencia. O …no. Por eso digo, que es a suerte y verdad. Aunque teniendo en cuenta lo del público joven y el protagonismo de la música urbana, hay un por ciento de probabilidad de que se pegue más rápido haciendo música urbana”.

¿Por qué después de tener éxitos con artistas de música urbana como Chacal, Señorita DayanaEl Micha, LKM y Sr. Brown, decides hacer un disco de baladas, que es como ir contra el mercado?

“Este disco se hizo con el fin de dejar plasmado algunos de esos temas que estaban engavetados. Es más bien una realización  personal.  Me conformo con el hecho de que el público que me sigue escuche los temas y se vea reflejado en sus historias, que son historias que tienen sentimientos muy personales”.

¿Si pudieras escoger un artista cubano y uno extranjero con el que te gustaría hacer un feat, cuáles serían?

"Qué difícil, hay muchos, pero de Cuba me encantaría trabajar con Lenier, con Alexander Abreu, y de los extranjeros con un montón: Alejandro Sanz, Malu, Olga Tañón, Gilberto Santarrosa, Marc Anthony, y del género urbano con Naty Natasha, Maluma y JBalvin".

Cuando hablamos de sus influencias como cantante, Shiina menciona a Olga Tañon, a Alejandro Sanz, y a Sin Bandera, pero cuando del amor se trata, nos asegura que, tras un divorcio reciente, el “corazón está solo y soltero, y fuera del área de cobertura”.