Skip to main content

Preso político Yuri Almenares denuncia torturas y amenazas por su orientación sexual

Uno de los episodios violentos ocurrió el pasado 20 de noviembre, cuando fue esposado desde las 8:30 de la mañana hasta las 5:45 de la tarde

Actualizado: 23 November, 2022

 

El prisionero político Yuri Almenares, recluido en cárceles cubanas desde 2020, denunció que está siendo víctima de torturas y amenazas por su orientación sexual en el Combinado del Este, en La Habana, reportó Cubanet.

A través de una llamada telefónica, Almenares contó que, tanto el primer como el segundo jefe del edificio 1 de la prisión, el jefe de Orden Interior y su segundo, así como el oficial de la Guardia Operativa, ordenaron esposarlo al llamado banco de torturas cada vez que sufriera una crisis de estrés.

Uno de estos episodios ocurrió el pasado 20 de noviembre, cuando fue esposado desde las 8:30 de la mañana hasta las 5:45 de la tarde.

Ese día, confesó el propio Almenares, fue al baño cuando lo liberaron y allí se cortó el antebrazo izquierdo con un fragmento de aluminio que había tomado del banco de tortura. 

En lugar de brindarle atención psicológica, las autoridades del penal le suturaron la herida y lo volvieron a esposar al banco de torturas hasta cerca de las 2:00 de la tarde del 21 de noviembre.

Durante todas esas horas no tuvo alimentación ni agua, ni pudo ir al baño para realizar sus necesidades básicas.

"Acuso por tanto acoso, represión y discriminación por mi preferencia sexual" a las autoridades del Combinado del Este, expresó el joven cubano.

El activista del Movimiento Cívico Democrático "Una Nueva República-Arnaldo Zapata Tamayo" agregó que "ya estoy cansado de tanto abuso y violaciones a mis derechos humanos aquí en el Combinado del Este. Es Patria y Vida y abajo la dictadura".

Almenares fue detenido en febrero de 2020 por el supuesto delito de ultraje a los símbolos patrios, utilizado comúnmente por el régimen para encarcelar a opositores.

Entonces pagó una multa y fue liberado, pero posteriormente le fabricaron otro caso por supuesta "difusión de noticias falsas" y "propaganda enemiga de carácter continuado", debido a sus críticas en redes sociales. En el juicio, fue condenado a siete años de prisión.


Derechos Humanos