Skip to main content

Preso político fue “brutalmente golpeado” por carcelero en Camagüey, denuncian familiares

Oslanis Zulueta Echevarría, de 28 años, fue sentenciado en Camagüey a nueve años de prisión por los supuestos delitos de “desórdenes públicos”, “atentado” y “daños a la propiedad”

Actualizado: 23 January, 2023

 

La familia del prisionero político cubano Oslanis Zulueta Echevarría, condenado por su participación en las manifestaciones antigubernamentales de julio de 2021 (11J), denunció que fue “brutalmente golpeado” por un carcelero en la prisión Kilo-9, en la provincia de Camagüey.

El activista y presidente del Partido Demócrata Cristiano en la región, Jiordan Marrero Huerta, declaró a Radio Televisión Martí que familiares de Zulueta Echevarría denunciaron la agresión a través de una llamada telefónica.

Marrero detalló que Zulueta se encuentra en el Destacamento 11 de la cárcel conocida como Kilo-9, y “fue golpeado el día 16 de enero del año en curso por el carcelero Ramón, alias ‘El flaco’”. Según esta versión, el carcelero “sacó del destacamento a Zulueta Echevarría y comenzó a golpearlo mientras lo insultaba”, denunció el opositor.

Explicó que “la justificación por la cual fue agredido [Zulueta] tiene su origen tras el incremento de torturas físicas y psicológicas a las que están siendo sometidos los prisioneros políticos que permanecen cumpliendo injusta sanción en las prisiones de la provincia de Camagüey”.

Oslanis Zulueta Echevarría, de 28 años, fue sentenciado por Tribunal Municipal de la ciudad de Camagüey (causa Nº 229 de 2021) a nueve años de prisión por los supuestos delitos de “desórdenes públicos”, “atentado” y “daños a la propiedad”, reportó Radio Televisión Martí.

El pasado viernes, Librado Linares, coordinador del Movimiento Cubano Reflexión (MCR), también denunció que autoridades de la Prisión Alambradas de Manacas, en la provincia de Villa Clara, agredieron al preso político Edilio Escobar Delgado.

El activista declaró al citado medio que “el teniente coronel David Mesa Cordovés, 2º. Jefe de esa penitenciaría, ordenó contra él [Escobar Delgado], la tortura conocida como el Potro, en este caso por 24 horas”. La práctica consiste en esposar de pies y manos al reo a los barrotes de la cama.

De acuerdo con Linares, el funcionario ha maltratado a los prisioneros en otras ocasiones. “El mismo golpeó a un recluso que se conoce como ‘el Mocho’, o sea que este sujeto tiene todo un historial de maltratos”, aseguró el opositor.

Linares señaló que a Escobar Delgado también “le suspendieron las llamadas telefónicas por dos meses”. Otro preso político encarcelado en el mismo penal, que pidió no ser citado, fue quien explicó lo sucedido, según detalló el activista del MCR.

Escobar Delgado, natural de Quemado de Güines, fue condenado a un año y medio de privación de libertad por los cargos de “peligrosidad social pre-delictiva” y “desacato al presidente Miguel Díaz-Canel”.

En un informe sobre el estado de los derechos humanos en Cuba, el centro de asesoramiento legal Cubalex reportó que en noviembre de 2022 se registraron 162 incidentes de represión, de los cuales algunos implicaron técnicas de tortura.

La organización advirtió también sobre el deterioro físico y mental de los prisioneros políticos “debido a las torturas a las que son sometidos, principalmente, la incomunicación en régimen de aislamiento y golpizas”.


Derechos Humanos