Skip to main content

EEUU condena al régimen por impedir regreso a Cuba del escritor Carlos Manuel Álvarez

El periodista y escritor cubano Carlos Manuel Álvarez ganó la cuarta edición del Premio Anagrama de Crónica por su obra "Los intrusos" sobre el acuartelamiento en San Isidro

Actualizado: 2 December, 2022

 

La Embajada de Estados Unidos en La Habana condenó este viernes al régimen de Cuba por prohibir al escritor y periodista Carlos Manuel Álvarez entrar al país.

“¡Felicidades a Carlos Manuel Álvarez! Su obra “Los intrusos”, que describe las protestas organizadas por el Movimiento San Isidro, ganó el Premio Anagrama de Crónica. Condenamos al régimen por rechazar su regreso al país el 20 de noviembre”, publicó la sede diplomática en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Las autoridades impidieron el regreso a la isla desde EE. UU. de Álvarez, director de la revista El Estornudo. Tenía previsto viajar a su país en el vuelo 837 de American Airlines (AA) desde el Aeropuerto Internacional de Miami, cuando los funcionarios de la compañía aérea le informaron que no podía abordar el avión.

El joven autor contó en Facebook que el personal de AA no supo explicarle el motivo de la decisión, “solo que no pueden permitirme abordar. (...) Estoy calmado, el dolor es ya permanente”.

Álvarez ganó recientemente el Premio Anagrama de Crónica 2022, que se entrega durante las actividades de la Feria del Libro de Guadalajara por su libro “Los intrusos”. La obra relata el acuartelamiento en la sede del Movimiento San Isidro en La Habana (noviembre, 2020), de un grupo de activistas, artistas y periodistas independientes que exigían al régimen libertades fundamentales en el país.

De acuerdo con el jurado, el libro es “un ejercicio detallado de observación sobre la situación política actual en Cuba que se entrelaza con una reflexión sobre el rol del periodismo, la escritura y el arte”. El periodista matancero de 33 años celebró el reconocimiento en sus redes sociales y dijo sentirse privilegiado por haber sido parte de los sucesos de San Isidro.

"El manuscrito retrata las vidas de los participantes de una protesta cívica que parece haber cambiado de modo irreversible el mapa político sentimental de la isla, y también, por esas fechas, mi experiencia íntima con la Stasi cubana [policía política] como parte de la vorágine social compartida por aquel grupo disidente".

Al mismo tiempo, agregó el escritor, "exploro algunas categorías: revolución, dictadura, lenguaje, totalitarismo, y trato de colocar el pensamiento y el cuento del libro en el eje siguiente: no somos víctimas que padecen la represión orwelliana costumbrista, ni actores sujetos al marco cerrado de la Guerra Fría, sino individuos que pelean y protagonizan otro conflicto posible de la modernidad y sus horizontes truncos".

 

El destierro, castigo a los opositores políticos

El caso de Álvarez no es aislado. El destierro es una práctica común del régimen de La Habana. En octubre pasado, a la profesora y activista Omara Ruiz Urquiola se le prohibió por segunda ocasión regresar al país para ayudar a su madre, víctima del paso del huracán Ian por la provincia de Pinar del Río.

El 16 de febrero, American Airlines también imposibilitó que la activista Anamely Ramos tomara un vuelo de regreso a La Habana. A través de un video en vivo en Facebook, la curadora de arte y activista explicó que "Cuba mandó un mensaje diciendo que yo no puedo entrar a mi país".

A pesar de que el artículo nueve de la Declaración de Derechos Humanos establece que nadie podrá ser desterrado arbitrariamente, esta práctica ha sido común contra los opositores cubanos desde el triunfo de la Revolución en 1959. Solo entre 2015 y 2019, al menos 39 disidentes fueron expatriados forzosamente de la isla, de acuerdo con un informe de cuatro relatores de la Organización de Naciones Unidas (ONU).


Derechos Humanos