Skip to main content

Osleni Guerrero desde Texas: “La decisión de irme no fue solamente por el tema deportivo”

El mejor badmintonista de todos los tiempos en Cuba emigró recientemente a EE.UU. y ahora explicó por qué lo hizo

Image
Osleni Guerrero, badmintonista cubano
Hansel Leyva | Osleni Guerrero, badmintonista cubano

Actualizado: 1 November, 2022

 

A inicios de septiembre el deportista cubano Osleni Guerrero, el mejor badmintonista cubano de la historia, abandonó un evento en México y cruzó la frontera de Estados Unidos. Ahora, desde Texas, contó a la revista Play-Off Magazine, por qué lo hizo.

“En la recta final en la selección nacional. Sentí que, por la edad, los directivos de mi disciplina me veían en decadencia, y realmente no lo estaba. Hubo muchos factores”, precisó Guerrero a dicho medio.

El deportista explicó que el colectivo de entrenadores perdió interés en él, con apenas 33 años. Señaló que en el último torneo con el equipo Cuba fue el mejor de la delegación de cinco atletas y consiguió con medallas, pero aun así, lo miraban con recelos.

“Eso empezó a desencantarme mucho. No pensé que ese momento llegara para mí. (…) Dejaron mucho que desear negativamente. Eso me hizo llamar la atención y alejarme. No quería sentirme así”, añadió.

Junto a la creciente decepción en el plano deportivo, las trabas para obtener los premios "en metálico" alejaron a Osleni del bádminton cubano.

La decisión de irme no fue solamente por el tema deportivo. También por motivos personales. Tenía problemas para adquirir mis premios. Se demoraban mucho en el INDER. Eso nos afecta psicológicamente. Tenemos una familia. Tengo dos hijas, una madre. Esas son cosas importantes para nosotros. Luchamos por ser grandes deportistas, pero también lo hacemos porque la familia se sienta bien”, insistió.

Guerrero aseguró que en la isla, “todo es un problema, una burocracia. Sí, el país tiene dificultades, todos lo entendemos, pero ¿por qué para obtener un premio un atleta debe esperar seis meses, un año? No le veía la lógica cuando yo cumplía con mi deber”.

Sobre la decisión de abandonar un torneo y cruzar la frontera en septiembre pasado con dos compañeros de equipo, el deportista aseguró que la tomó a última hora, aunque estaba convencido de que necesitaba un cambio.

“Fue tomada a la ligera. No lo tenía pensado. Siempre defendí la idea de que, si me cuidan en mi país, si me respetan, si valoran mi trabajo, ahí me quedo. Pero, realmente, las cosas comenzaron a cambiar”, explicó.

El badmintonista insistió en que si “caes mal” debes irte y buscar un sitio donde tu sacrificio y talento sea valorado o, al menos, pagado mucho mejor que en la isla.

“Mi familia necesita mucho de mí, de mi apoyo. Económicamente en Cuba las cosas no fluyen de la mejor manera. Es como te decía antes, ganaba dinero en metálico y se demoraba en llegar. No entendían que tenía familia. No por ello critico a nadie. Cada cual sabe cómo soy”, insistió.

Finalmente, Guerrero aclaró que “a los atletas emigrados los miran mal” en Cuba y los tratan como “desertores”, pero deben entender que “uno se cansa”.

“Deben mirar que se sintieron mal en un momento determinado. Se enfrentaron a la jefatura diciéndole las carencias, y no eran escuchados. Llegado el momento, uno se cansa. Quiere cambiar su vida”, concluyó.