Gayle bate al favorito Echevarría con 8,69 en longitud

El jamaicano Tajay Gayle, subcampeón panamericano este año en Lima, dio un salto hacia la historia al coronarse con 23 años campeón mundial con una marca de 8,69 metros que le puso fuera del alcance del favorito, el cubano Juan Miguel Echevarría, autor de un registro de 8,34 que sólo de dio el bronce.

La medalla de plata fue para el renacido estadounidense Jeff Hendersson, actual campeón olímpico, que se alargó hasta los 8,39.

Echevarría, camagüeyano de 21 años, había logrado la víspera el mejor salto de la historia en la ronda clasificatoria de unos Mundiales, con 8,40, en tanto que sus principales adversarios, Henderson (8,12) y el sudafricano Luvo Manyonga (7,91) habían dado muestras de flaqueza.

Pero en el primer turno de la final surgió un adversario con el que no contaban. Tajay Gayle se estrenó con el mejor salto de su vida: 8,46, ajustando el pie a dos centímetros de la tabla.

Echevarría comenzó con 8,25, batiendo muy lejos de la cera, a 23 centímetros. La batalla no iba a ser fácil. El calor y la humedad, letales para maratonistas y marchadores, es el caldo ideal para los saltadores.

Pero Gayle, que había pulverizado ya su anterior registro personal (8,32), no había dicho todavía su última palabra. En la cuarta ronda se fue hasta los 8,69, arrebatando a Echevarría el décimo lugar en el ránking mundial de todos los tiempos.

Su récord personal ya había mejorado 37 centímetros en Doha. El plusmarquista mundial, Mike Powell (9.95 en Tokio'91), presente en el estadio, no daba crédito a lo que estaba viendo.

El español Eusebio Cáceres, que en Moscú 2013 se quedó a un centímetro de la medalla de bronce, regresó a una final con el séptimo puesto y una marca de 8,01 metros, la misma que el viernes en la ronda de clasificación.

Tags