Alianza Movimiento de San Isidro-Grupo Demóngeles: La libertad is coming
Todo esto sucedió en la alianza entre el Movimiento de San Isidro y el
Grupo Demóngeles. ¡Día histórico! Ojalá yo tuviera un pluma 3D para poder describir cuan
largo, cuan ancho y cuan profunda la conexión.
Alianza Movimiento de San Isidro-Grupo Demóngeles: La libertad is coming
 

Reproduce este artículo

¡Ojalá yo tuviera la pluma de Martí! ¡Ojalá pudiera poner en palabras la intensidad del
momento! Captar el brillo en las miradas, la energía limpia, la felicidad de no querer estar en
ningún otro sitio, lo fraternal de los abrazos, que duraban más porque los corazones eran
imanes poderosos. Todo esto sucedió en la alianza entre el Movimiento de San Isidro y el
Grupo Demóngeles. ¡Día histórico! Ojalá yo tuviera un pluma 3D para poder describir cuan
largo, cuan ancho y cuan profunda la conexión.

Ambas plataformas comparten el mismo objetivo: Cuba libre. ¡Ya! Sin divagar, sin luchas de
poder, sin necesidad de Cien horas con Fidel… es decir, cien horas de debate. Son tiempos de
claridad, cooperación y acciones precisas. Lo demás es polvo y paja. Cuba necesita arrancarse
del lomo, a la mafia de los castrados. Eso solo se logra con marchar en cuadro apretado…
“como la plata en las raíces de los Andes”.

Otro punto. A esta alianza la fortalecen las experiencias comunes. Ambas plataformas han
conocido el acoso policial, las escaramuzas de la seguridad, la difamación, la expulsión de los
espacios oficiales, los calabozos, miembros exiliados. Eso nos transforma en hermanos, aun
sin habernos conocido. La palabrería vana para demostrar saberes enciclopédicos o imponer
putos de vista, lo que hace es estirar un chicle sin sabor, que luego las marionetas del régimen
utilizan como cuerda floja para bailar sobre nuestras debilidades.

El Movimiento de San Isidro y Demóngeles también tienen en común el arte. El arte como
herramienta para provocar cambios políticos. El arte como mantra sanador para el espíritu
enfermo de un país. El arte como lo veía el Apóstol, Plácido, Heredia, el Grupo Minorista,
Virgilio Piñera, Lezama Lima, Cabrera Infante y todos aquellos que creyeron y creen en la
libertad. No se trata de algo nuevo. Estamos llevando a cabo lo que recibimos por herencia.
Además, por si todo lo anterior fuera poco, existe otro elemento muy importante que
compartimos. De hecho, es lo que tiene al gobierno asustado, poniendo en alerta a cientos de
agentes. Ambas plataformas contamos con mucha experiencia en tomar las calles y sabemos
cómo llegarle al pueblo.

 

Dentro de esta alianza hay gigantes como Amaury Pacheco, miembro de Omni Zona Franca,
grupo legendario a cargo del festival de poesía más importante del país, y pioneros en el arte
del performance. Este grupo llegó a estudiarse en las universidades artísticas de la isla.

Dominaron el territorio de Alamar, y desde allí, se proyectaron a toda la ciudad.

Está Michel Matos, miembro del proyecto Matraka, a quienes les robaron Rotilla, el festival
alternativo más grande de la cultura cubana. Treinta mil jóvenes congregados. Matraka también
gestionó otros eventos con miles de seguidores. Hablamos de los Puños Arriba, fiestas
Underground, eventos comunitarios, realización de documentales, obras de teatro.

Luis Manuel Alcántara es otro guerrero, que posee la furia de la batalla y la serenidad del
estratega. Supo conectar la isla con el contexto internacional. Plantó bandera entre el Capitolio
y una patrulla de policía. Fue tan transgresor con este evento, que no solo ayudó a frenar un
decreto ruin, también cambió el cliché de los cuentos infantiles. En lugar de ser el macho que salva a la princesa en apuros, fue una princesa quien lo salvó a él. Me refiero a Yanelys Nuñez, que más que de princesa, tiene de amazonas y de diosa africana.

Demóngeles por su parte, posee en su currículo más de cincuenta actividades infantiles en los
barrios de la capital y algunas provincias, performances urbanos, acciones ecológicas, talleres
de creación y apreciación artística, exposiciones, mini festivales poéticos como “Poesía en
Campaña”, un premio Puños arriba. Entre otras actividades, se destaca la Marcha por la NO
VIOLENCIA, de la cual fueron organizadores junto al Aldeano y otros grupos artísticos y
opositores, así como la fundación de un movimiento que atacaba frontalmente al gobierno.

Se unen dos plataformas con un amplio background popular. Vienen de dos períodos históricos
diferentes aunque solo la separan diez años: Cuba antes de internet y Cuba después de
internet. Para ponerle la tapa al pomo, la alianza se realizó en San Isidro. Custodiados y
protegidos por el barrio de Alberto Yarini y Ponce de León. ¡Ya el pueblo esta de nuestro lado!

Una anciana dicharachera nos buscó unos pomos de agua fría, un vendedor de maní nos
regaló varios cucuruchos como premio por trabajar para una Cuba libre, una morena con su
pañuelo rojo y sus collares de Oshún le trajo un cargador de Samsung al activista que andaba
sin batería, los niños vigilaban en la esquina por si la policía se atrevía a aparecer, en los
balcones los vecinos estaban al tanto de que no fuéramos molestados. Contra eso, el tirano no
puede, ni tiene nada que hacer. Movimiento San Isidro-Demóngeles: La libertad is coming.

3 de Agosto 2019