Presidente de Surinam llega a Cuba en medio de un escándalo por su condena judicial

Desiré Delano Bouterse, actual presidente de Surinam iniciará una visita a Cuba el próximo 2 de diciembre, según informan fuentes de la cancillería cubana. La estancia del mandatario coincide con los 40 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

El Ministerio cubano de Relaciones Exteriores recuerda que las dos naciones tienen “visiones coincidentes en temas internacionales y de la agenda regional”, en consonancia con los “estrechos lazos que mantiene la isla con los miembros de la Comunidad del Caribe”.

El texto resalta que “Surinam siempre ha apoyado la resolución presentada por Cuba en la Asamblea General de las Naciones Unidas, referido al bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos”.

Para Delano Bouterse es su tercera ocasión en tierra cubana luego de asistir a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (2014), la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (2016), y ese mismo año por los funerales de Fidel Castro.

Bouterse, actual presidente de Surinam iniciará una visita a Cuba el próximo dos de diciembre, según informan fuentes de la cancillería cubana. La estancia del mandatario coincide con los 40 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Pero el presidente Bouterse no pasa por sus mejores días: acaba de ser condenado a 20 años de cárcel por su implicación en los asesinatos en 1982 de 15 opositores de su Gobierno militar de entonces, informaron hoy fuentes judiciales.

Nada más conocerse la sentencia la oposición ha pedido la dimisión de Bouterse. El tribunal no ha ordenado su arresto por ahora, informaron fuentes judiciales, que explicaron que Bouterse puede recurrir la sentencia.

Un comunicado oficial del Gobierno indica que el Ejecutivo ha tomado nota de la decisión adoptada por la justicia militar e hizo un llamamiento a que se mantenga la paz en el país, una excolonia holandesa.

Por su parte, en una primera reacción, el Gobierno holandés, a través de Twitter y por boca de su ministro de Asuntos Exteriores, Stef Blok, ha pedido que se aplique la sentencia cuando el proceso de recursos y apelaciones se complete, e indicó que se trata de "un momento decisivo para la verdad".

En febrero de 1980 Bouterse encabezó un golpe de Estado, conocido por la "Revolución de los Sargentos", que derrocó el Gobierno de Henck Arron y le situó como "hombre fuerte" del país.

Meses después, en agosto de ese año logró también acabar con el presidente Johan Ferrier, al que sucedió Henk R. Chin A Sen, y creó un Consejo Militar Nacional (CMN).

Las diferencias entre el poder civil y los militares surgidas en 1981 por el intento de reducir el poder de los segundos, provocó el que Chin A Sen dimitiera en febrero de 1982. Ese último año se aprobó una Constitución provisional según la cual el Gobierno era elegido por el CMN.

Bouterse ocupó la Presidencia del país durante días en dos ocasiones, tras el golpe de 1980 y a raíz de la dimisión del presidente en 1982.

Tras una sucesión de enfrentamientos y levantamientos, violentamente reprimidos por los militares, el 8 de diciembre de 1982 fueron ejecutados 15 opositores al régimen militar en el Fuerte Zeelandia, en la capital, Paramaribo por los que hoy ha sido condenado.

 

 

Tags